Celebran a 500 abuelos en Hunucmá

Celebran a 500 abuelos en Hunucmá

Convivio con trío ofrecen los grupos de la parroquia

El párroco de Hunucmá, Joel Tuz Canul, realiza la unción de los santos óleos al terminar la misa del Día del Adulto Mayor. A la derecha, grupos parroquiales repartan platillos a los abuelos en la terraza

HUNUCMÁ.- Hacer algo valioso por nuestros hermanos es la mejor ofrenda que le podemos ofrecer a Jesús, ya que no podemos tener una vida ilimitada si no ponemos nuestro corazón al servicio de Dios, dijo anteayer el párroco de la ciudad, Joel Gualberto Tuz Canul, en la misa del Día del Adulto Mayor.

Poco más de 500 abuelos, algunos en sillas de ruedas o con bastones y acompañados de sus familiares, asistieron a la misa de las 8 de la mañana del jueves en la parroquia de San Francisco de Asís.

En la homilía el sacerdote dijo que “la plenitud de la vida es el momento en que disfrutamos del amor de Dios cada vez que abrimos nuestro corazón a Jesús para pedirle por nuestra salud o por algún hermano en desgracia”.

-Es allá donde se pone a prueba nuestra lealtad.

-Hay que pedir mucho que haya más samaritanos que, siguiendo el mandamiento de amor, hagan algo valioso a favor de los mas necesitados de la palabra del Evangelio -añadió.

Tras la misa, el párroco realizó la unción de los santos óleos a las personas de la tercera edad.

Luego, los grupos parroquiales ofrecieron un convivio a los adultos mayores en la terraza parroquial, donde les repartieron tortas o tacos con vasos de atole de coco.

El convivio fue amenizado por el trío Ensueño, que deleitó a los festejados con canciones antiguas que fueron muy aplaudidas.

En Texán

Un día antes, cerca de 250 adultos mayores de Texán Palomeque recibieron servicios gratuitos en la feria del programa “Pa’ que te llegue” en el parque de la comisaría.

Los vecinos recibieron consulta médica con medicamentos, corte de cabello, y medición de presión arterial, entre otros servicios. Además se ofreció una función con títeres para los niños, y una obra de teatro ante las personas adultas.

A las personas que fueron a la feria les repartieron tamalitos y refrescos.- JORGE CASTILLA FRANCO




Volver arriba