Alboroto en Huncanab

Rodean el casco de la ex hacienda para defenderla

Joel Murillo Villanueva, quien visiblemente encabezaba a 11 trabajadores que pretendían delimitar el casco de la ex hacienda Huncanab, habla con el subdirector de la Policía Estatal,  Carlos Canul Suárez

HUNCANAB, Hunucmá.- La llegada de un grupo de 11 trabajadores, presuntamente contratados por Gabriel Arturo Arceo Núñez, quien se ostenta como dueño del casco de esta ex hacienda, alborotó nuevamente a los vecinos de esta comisaría, quienes de inmediato se reunieron a los pies del edificio que consideran es de la comunidad.

Los vecinos impidieron que los trabajadores, casi todos albañiles y bajo el mando de Joel Murillo Villanueva, realizaran la delimitación que pretendían efectuar con maderos y malla ciclónica.

A las 3 de la tarde se presentó un representante legal de Arceo Núñez, quien mostró unos documentos y con ellos pretendió convencer a los pobladores de que el casco de la ex hacienda es propiedad de su cliente.

Sin embargo, los vecinos, entre ellos Secundino Martín Canul y Manuel Jesús Baas Ek, presidente y secretario de la comisaría ejidal, respectivamente, se opusieron tajantemente a que se delimitara el terreno.

Ante ello, el apoderado se retiró y detrás de él los trabajadores, en su mayoría originarios de Hunucmá.

En prevención de que se registraran enfrentamientos llegaron a esta comisaría elementos de la Policía Municipal al mando del subdirector, Carlos Canul Suárez.

Sin embargo, salvo los dimes y diretes, el asunto no pasó a más.

Los pobladores insistieron en que el casco de la ex hacienda les pertenece y no permitirán que se los quiten.

Además, se quejaron del comisario municipal, Rigoberto Ek Puc, pues estuvo ausente durante el conflicto, al igual que otras veces.

En enero de 2013 se enteraron que Juan Antonio Palomeque Cetina, “propietario de Huncanab”, vendió en $600,000 las 537 hectáreas.

El 3 de diciembre del mismo año, en una reunión de vecinos de la comisaría, varios ejidatarios informaron que la semana anterior el abogado Roque López se presentó como representante de Arceo Núñez y visitó a algunas de las cinco familias que habitan en el casco para ofrecerles $25,000 para abandonar el lugar.- JOSÉ W. COB CHAY




Volver arriba