Hoy saldrían pepineros

La temporada se amplía pero viene un nuevo norte

Pepineros y mujeres y niños "gavioteros" inactivos en el refugio de San Crisanto, por el mar turbio

Como se esperaba, la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca) amplió hasta la medianoche del lunes 23 próximo la temporada de pesca de pepino de mar en Yucatán, que era del 25 de noviembre al lunes 9.

Según el acuerdo publicado anteayer en el Diario Oficial de la Federación, la Conapesca autoriza el aprovechamiento de 430 toneladas en la zona de Dzilam de Bravo, que abarca desde San Crisanto hasta el Faro Yalkubul, y de 370 toneladas en la zona de San Felipe-Río Lagartos, que abarca desde el Faro Yalkubul hasta el límite entre Yucatán y Quintana Roo.

También establece la veda temporal para la pesca de pepino de mar café (Isostichopus badionotus) desde el primer minuto del 24 de diciembre de 2013 hasta la medianoche del 24 de febrero de 2014, en esas dos zonas.

A pesar de la ampliación de la temporada, en San Crisanto, Sinanché, la mayoría de los pepineros están inactivos por la recalada. Ayer, de 300 lanchas, apenas entre 10 y 20 se hicieron a la mar.

Pescadores consultados en el puerto de abrigo, donde se ubican los campamentos de procesamiento del pepino, dicen que aparentemente hay buen tiempo pero la recalada tiene movido el fondo marino y turbia el agua, así que no pueden bucear.

-En lo que va de la temporada apenas tres días nos fue bien, al traer de 400 a 600 kilos por embarcación, pero los nortes y la recalada nos mantienen inactivos, al grado de esperar que sólo mejore el tiempo para salir -indica uno de los entrevistados.

-Ahora no se puede arriesgar a salir a la pesca, los que lo han hecho están quebrando al no capturar para los gastos -revela otro-. Con los 100 kilos o menos no se puede sostener un viaje.

-Sólo en un viaje se gasta poco más de $2,000 en combustible y alimentación, sin contar los gastos extras cuando se deteriora el motor.

-Ahora están pagando a $35 el kilo del pepino de mar destripado, de modo que cuando se tiene buena captura, los buzos llegan a ganar entre $4,000 y $5,000 por viaje, el motorista y el que maneja la manguera de oxígeno del buzo ganan un poco menos.

-Como la recalada no nos deja trabajar, la mayoría le da mantenimiento a sus motores y lanchas para poder tenerlos en óptimas condiciones para el viaje.

-Con esta inactividad, muchos dejan de ganar, como los que gaviotean: mujeres y niños a quienes, por ayudar a descargar las lanchas, les dan hasta una cubeta del pepino, pero cuando hay pesca todos ganan al moverse el dinero que genera -recuerda.

Descompresionado

En Progreso se informó que un buzo de Tabasco, que llegó a fines de noviembre contratado, se descompresionó cuando pescaba pepino de mar frente a Dzilam de Bravo, donde se concentra el mayor número de pepineros.

José Luis Carrillo Galaz, presidente de la Federación Regional de Cooperativas Pesqueras del Centro y Poniente de Yucatán, dice que la pesca de pepino arroja buenos volúmenes.

Afirma que la pepineada se reanudará hoy miércoles, tras suspenderse cuatro días el “recalón” que se registró en la costa.

Sin embargo, la pesca del pepino se interrumpiría de nuevo por el norte que, según los pronósticos, azotaría a Yucatán mañana jueves o el viernes como consecuencia del desplazamiento del frente frío 17, que afecta al Golfo de México. Los puertos se mantienen abiertos a la navegación, pero la Capitanía de Puerto recomienda que se extremen precauciones por la amenaza de mal tiempo y que se estén atentos a los boletines meteorológicos.- Mauricio Can Tec / Gabino Tzec Valle




Volver arriba