“Heredera lista”

En Tizimín le sale una dueña más a un predio invadido

 

El hijo de una familia invasora sobre los rieles del desaparecido ferrocarril de Tizimín, ayer. Al fondo, los terrenos invadidos en abril pasado

TIZIMÍN.- Desde que paracaidistas tomaron un terreno abandonado, comenzaron a aparecer los dueños. El cuarto es una mujer: Lilia Esther Chan, quien dice ser la nuera del difunto propietario.

Los paracaidistas le dieron al principio un pedazo de terreno como a todos los demás, pero ella buscó un abogado para apropiarse de todo el terreno y vender los lotes.

Los invasores dicen que nadie va a dejar lo que ya trabajaron porque ahora Mezo (alcalde saliente) les va a poner agua. Algunos ya instalaron, incluso, una tiendita de chicharrones y dulces.

El predio está en la calle 44 con 83. Los paracaidistas creen que el dueño es Pedro Pablo Cimé Aké, porque les mostró planos y sellos de la Procuraduría Agraria.

Pese a que varios de los supuestos dueños los amenazaron con usar la fuerza pública para sacarlos, los invasores siguen firmes en no abandonar el predio. Algunos de los que habitan los lotes pasan apuros por las lluvias, pero aún así permanecen en las endebles chozas de palos, cartón y nailon.

Ayer, surgió un conflicto con Lilia Esther Chan. La mujer decía que su marido la abandonó y como no da manutención para sus hijos, su suegro le donó la propiedad.

“Mi suegro (Francisco Osorio Tun) es el verdadero dueño y hasta hace poco me enteré que me lo donó y lo estoy peleado porque me pertenece”, argumentaba.

Los invasores dicen que ignoran por qué actúa como lo hace y trae al licenciado Eduardo Mex Criollo, quien pretende venderles lotes a unos cuantos.

Los paracaidistas acordaron con Mex Criollo llamar a la comisaria Paula Li Aranda para buscar una solución.- WENDY UCÁN CHAN

 




Volver arriba