Gratitud a la Virgen

En Valladolid, la Candelaria, de vuelta al camarín

1 / 8


Fieles durante la misa del sábado 8; la Virgen al entrar a su camarín; los católicos que participaron en la procesión, y custodios rezan a la venerada imagen
Los custodios fueron los encargados de arreglar a la Virgen de la Candelaria antes de meterla de nuevo a su camarín, al finalizar la fiesta tradicional realizada en su honor en Valladolid. En la foto, un custodio acomoda la corona
Todos los presentes agradecían y rezaban a la Virgen por los favores recibidos. Abajo, el párroco José Gilberto Pérez Ceh presidió la misa para despedir a la imagen de la Virgen de la Candelaria, al finalizar la fiesta anual, el domingo
Durante la procesión, los custodios cargaron la imagen de la Virgen de la Candelaria para después devolverla a su camarín


VALLADOLID.- “Gracias madre por darme salud; gracias madre por permitirme estar un año más junto a ti”, fueron algunas de las plegarias de agradecimiento, que muchos de los católicos expresaron en la “subida” de la Virgen de la Candelaria.

La imagen fue regresada al camarín de su capilla, en donde permanecerá de nuevo hasta las siguientes festividades en su honor.

El domingo 9, a las 7 de la noche, numerosos católicos y grupos apostólicos de todas las colonias y de algunas de las comisarías cercanas, se reunieron en la explanada de la capilla de la Candelaria, en el barrio del mismo nombre, para dar muestra de su fervor y gratitud.

El presbítero José Gilberto Pérez Ceh ofició una misa para despedir a la sagrada imagen, que fue expuesta durante dos semanas para su veneración, durante las festividades en su honor.

Tras concluir la celebración religiosa, custodios de la Virgen bajaron la imagen de su altar para iniciar la procesión, que encabezó José Gilberto Pérez Ceh, párroco de la iglesia de San Servacio, junto con otros sacerdotes.

Acompañados del repicar de las campanas que anunciaban el paso de la imagen, se realizó el último recorrido en medio de una multitud de fieles que se mantuvo en silencio y con velas encendidas que simbolizan a la Candelaria. Después se reunieron detrás del contingente para acompañar a la imagen hasta las escalinatas que conducen a su camarín.

En el último escalón que conduce al camarín, la imagen se detuvo ante la multitud que aprovechó para elevar sus plegarias en medio porras, aplausos y una lluvia de confeti. Con luces multicolores que iluminaban el cielo, la imagen realizó tres movimientos hacia delante como última despedida.

María Caridad Mora Och, religiosa de las Madres de la Luz que encabezó al grupo de los custodios de la Virgen, ofreció una oración colectiva a la la Candelaria.

“Es una dicha estar en los brazos de Nuestra Santísima Madre, pues es ella quien nos lleva hacia su hijo Jesús”.

Con un nudo en la garganta y lágrimas en los ojos varios de los custodios se despedían. Uno de los asistentes, de nombre Gregorio Batún, se dirigió a la Virgen para agradecerle las bendiciones y pedirle que le conceda un poco más de vida para disfrutar a sus nietos y a toda su familia.- Pablo Chacón Yupit

En síntesis

En Valladolid, con diversos eventos los fieles católicos celebraron a la Candelaria.

Ofician misa. El párroco José Gilberto Pérez Ceh ofició el domingo por la noche una misa para despedir a la imagen de la Virgen de la Candelaria.

En procesión. Acompañada de cientos de fieles y cargada por los custodios, la imagen recorrió las calles del barrio para después ser llevada de nuevo a su camarín.




Volver arriba