Fallece otro pepinero: deja tres huérfanos

Come y se lanza a bucear frente a Dzilam de Bravo

Los pepineros desembarcan sus capturas en un puerto del Oriente

DZILAM DE BRAVO.- A sus 34 años de edad, Santos Antonio Cauich Poot se convirtió ayer en la segunda víctima mortal de la temporada de pesca de pepino y dejó en la orfandad a tres hijos menores de edad en su natal Dzilam González.

Cauich Poot murió de congestión alimenticia. Terminó de comer como a la 1 de la tarde en la lancha “Laurita 4″ y se lanzó a bucear, pero poco después emergió y dijo sentir mareos y dolor. Falleció en el IMSS en este puerto.

Ayer mismo navales, inspectores de la Conapesca y policías estatales verificaron que los sancochaderos de este puerto sean seguros y tengan los permisos para trabajar. No detectaron anomalías.

En Progreso, la Capitanía Regional de Puertos informó ayer que hoy amanecerían cerrados los puertos a la navegación menor debido a un norte débil ocasionado por el frente frío 38.

El mal tiempo afectaría la pesca de pepino, que hoy cumpliría su cuarto día.

En San Felipe, donde el pepinero Manuel Basto Acosta murió descompresionado, la pesca de pepino beneficia incluso a mujeres que venden comida y a niños cargadores.- Mauricio Can Tec/Gabino Tzec Valle/Wendy Ucán

 

De un vistazo

Peligro

Cesáreo Cabrera May, permisionario de Río Lagartos, dice que la pesca de pepino trae riesgos, como que personas que no saben bucear laboren en esta pesquería.

Ganancia

En San Felipe, el pescador Antonio Cen Cuxim dice que en un día, lo menos que pueden ganar son casi 1,000 pesos en la pesca de pepino de mar.




Volver arriba