Es la ilusión de su vida

El síndrome de Rett afecta a una niña en Valladolid

1 / 2


Litzi Sofía Azcorra Canul, de 5 años, necesita un estudio genético. A la izquierda, Nayeli Canul Pool, mamá de la niña, quien habla de la situación que vive la familia por la enfermedad, en Valladolid


VALLADOLID.- Litzi Sofía Azcorra Canul, de 5 años, es la ilusión de la vida de su mamá, Nayeli Canul Pool, quien día a día le pide a Dios que les bendiga en familia.

La niña nació con algunos problemas de salud. Al año de nacida, la mamá se dio cuenta de que no escuchaba y hace dos meses una genetista de Mérida le informó que la menor padece síndrome de Rett, que es un trastorno del sistema nervioso que lleva a una regresión en el desarrollo, especialmente en las áreas del lenguaje expresivo y el uso de las manos.

El síndrome de Rett se presenta casi siempre en las niñas y se puede diagnosticar erróneamente como autismo o parálisis cerebral.

Esta condición cambió la vida a Nayeli Canul, ya que como toda mamá anhela que sus hijos nazcan y crezcan con excelente salud.

Desde entonces la incertidumbre le embarga, ya que necesita con urgencia hacerle un estudio genético a su hija que cuesta alrededor de $7,000. Con base en el estudio, la genetista podrá con certeza conocer las causas y mejor forma de manejar el padecimiento de Litzi Sofía.

-Es posible que se le trate con terapia auditiva, sensitiva y física -dice la mamá con semblante angustiado.

Según señala, su situación económica no le permite por el momento hacer el estudio, pues son constantes los gastos por viajes a la capital del Estado. Ahora viaja tres veces por semana por la situación de su hija.

-La pequeña estudia en el jardín de niños “Dalia de las Cuevas” y necesita una persona como “sombra” para que la apoye, razón por lo cual a veces tengo que pagar $70 por día -revela.

La mamá agradece el apoyo de traslado en ambulancia y los aparatos auditivos que le donó el DIF municipal.

Guadalupe Canul Canul, abuelo de la niña, externa: “Dios quiera y no salgan otras cosas con el estudio de genética que se recomendó. Ha sido muy ajetreado todo esto para mi hija”.

-Necesitan el apoyo económico de gente de buen corazón o agrupaciones altruistas -agrega.

-Deseo que mi hija se vuelva independiente el día de mañana que yo falte. Sé que mi hija con tratamientos médicos tendrá un avance y evitará el retroceso -dice.

La familia de Litzi Sofía Azcorra vive en la calle 42 No. 177-E entre 31 y 33 del Centro. Se pueden comunicar al celular 985-114-73-90.- Nicolás Ku Dávila




Volver arriba