En peligro por niebla y angosta carretera

Piden mejorar la vía y la ciclopista Sitilpech-Tunkás

Vecinos de Sitilpech en la vía a Tunkás en plena neblina

IZAMAL.- Una intensa neblina cubrió ayer en la mañana a esta ciudad y a sus alrededores y cerca de las 11:30 horas llovió.

Personas entrevistadas dijeron que “el intenso sereno” de la mañana avisó del cambio de clima y por ello la lluvia no fue una sorpresa.

Algunos vecinos acompañaron a sus hijos a la escuela Estado de Puebla, en la comisaría de Sitilpech, ante la intensa neblina que por momentos hizo que no se viera lo que había a unos tres o cuatro metros de donde se estaba.

Como es habitual, los campesinos se dirigieron a sus parcelas ubicadas atrás de Sitilpech, rumbo a Tunkás, pero ayer pasaron apuros para circular por la vía, que es muy angosta y transitada durante la mañana.

A pesar que existe una ciclopista de cinco kilómetros entre Sitilpech y Tunkás, no se utiliza ante la falta de mantenimiento municipal.

-Está peligroso que los niños vengan a la escuela, hay mucha neblina y podría ocasionar un accidente a los menores, sobre todo a los más chicos porque no saben aún medir los peligros de la neblina, que no deja ver los autos de lejos sino cuando ya están cerca -indicó Guadalupe Moo.

-Muchos autos no tienen prendidas sus luces y cuando los niños se den cuenta, ya los tienen a menos de cuatro metros y es peligroso; algunos prenden sus luces y uno se da cuenta y se pone en la orilla, pero la neblina es peligrosa -coincidió Luis Chunab.

-Es muy peligroso estar circulando por esta carretera (de Sitilpech a Tunkás), ya que está angosta y transitada; cuando pasa un camión grande el mismo aire nos puede botar y el auto que viene atrás nos puede “majar” -indicó a su vez el campesino Gabriel Arjona.

-Falta que esta carretera la amplíen, tiene de dónde, pero no sé por qué no la amplían; si compusieran la ciclopista, la utilizaríamos para ir a las parcelas -dijo.

-Vamos a ir hasta atrás de Sitilpech, como 10 kilómetros está el rancho; es difícil ir con esta neblina, hay muchos riesgos. No vamos en la ciclopista porque podríamos tener un accidente más grave; con esta neblina no vemos los huecos de ahí -dijo Fulgencio Pech.-Ojalá don Fermín (Sosa Lugo, alcalde de Izamal) la mande a reparar -afirmó. La ciclopista tiene además botellas rotas y yerbas.- J.C.P.K.




Volver arriba