El más longevo de Chicxulub cumple 105 años

Con empanadas y su familia festeja su cumpleaños

1 / 2


Alfredo Ravell Yam y su tataranieta Lizette del Carmen López Manzanero. A la izquierda, Ravell Yam flanqueado por sus hijos Alfredo y Rolando Ravell Medina, su nieta Marlene Ravell, sus nueras Mirsa Judith Mena Cámara y Emilia Marín Oliva, y sus hijos Edgardo y Humberto luego de la misa


PROGRESO.- Alfredo Ravell Yam, el habitante más longevo de Chicxulub Puerto y tal vez de la costa, celebró ayer sus 105 años de edad.

Acostumbrado a levantarse muy temprano desde la época en que laboró como alarife, ayer se despertó a las 6 de la mañana en la casa de su hijo Alfredo Ravell Medina y una hora después lo prepararon para asistir a misa.

Para festejar su cumpleaños 105, “don Ravell”, como lo conocen en el puerto, vistió una guayabera blanca de manga larga.

Minutos antes de las 8 de la mañana entró a la iglesia de la Asunción, donde lo esperaban sus demás hijos y nueras, quienes lo recibieron con aplausos.

La misa de acción de gracias fue oficiada por el párroco de la Asunción, Lorenzo Mex Jiménez.

-Vemos que está al 105 por ciento de su capacidad. Pedimos a Dios que lo mantenga siempre sano y todo el tiempo que disponga -afirmó el presbítero Lorenzo Mex.

-Es el habitante más longevo del puerto, siempre rodeado de sus hijos, cosecha lo que supo sembrar muy bien, que es amor y respeto.

-Vemos a don Alfredo que cumple 105 años apoyado por sus hijos -dijo-. No festeja su cumpleaños tirado en una hamaca o arrinconado en una casa, sino está firme y fuerte, de muy buena madera.

Tras la misa, el profesor Jorge Humberto Ravell Medina agradeció a los vecinos el apoyo que les han dado y agradeció las oraciones para que, como hijos, siempre tengan la fortaleza para continuar atendiendo a su papá.

Numerosos vecinos felicitaron al festejado, entre ellos Clara Luz Zapata Domínguez, de 78 años de edad, quien dijo que “don Ravell” es ejemplo de buen padre.

Apoyado en su bastón y sostenido por sus hijos Jorge Humberto, Alfredo, Rolando y Edgardo, Ravell Yam subió los escalones del altar principal de la parroquia para tomarse la foto del recuerdo.

Sus nueras Mirsa Judith Mena Cámara y Emilia Marín Oliva, así como su nieta Marlene, también le acompañaron en la misa.

El centenario, quien nació el 28 de enero de 1909, fue despedido con aplausos. Llegó y se retiró a pie de la iglesia, acompañado de su hijo Alfredo y nieta Marlene Ravell Plancarte.

El festejado pasa esta semana en casa de su hijo Alfredo. Después lo llevarán a Mérida, donde permanecerá 15 días en casas de sus otros dos hijos.

-No tiene ninguna enfermedad, sólo los achaques de su edad; está consciente, come muy bien y plática -señaló su hijo Alfredo en su casa, donde el centenario fue felicitado por su tataranieta Lizette del Carmen López Manzanero.

-Hoy quiero comer empanaditas -dijo a uno de sus hijos cuando le preguntaron qué le gustaría almorzar por su cumpleaños.

Misa de réquiem

En la parroquia también se ofició misa de cuerpo presente de María del Socorro Esquivel Maldonado, de 66 años, quien falleció anteayer.-




Volver arriba