El banderín viaja a Progreso

Despiertan los Tiburones ante Izamal en finalla Liga Motuleña

Jugadores y cuerpo técnico de los Tiburones de Progreso, luego de proclamarse monaracs de la Liga Motuleña de Primera Fuerza, tras derrotar en la Serie Final a los Bombarderos de Izamal anteayer

El segundo partido de la Serie Final de la Liga Motuleña de Primera Fuerza correspondió con creces a lo que se esperaba.

Y luego de una vibrante, emotiva batalla de 10 episodios, los Tiburones de Progreso se proclamaron campeones de la temporada 2013-2014 al derrotar 6-5 a los Bombarderos, que batallaron al máximo, pero cedieron ante los escualos y propiciaron algunas lágrimas entre sus seguidores en el repleto campo “Luis Canto Canto”.

El interesante choque fue digno de una final, aunque la afición que llegó de varias poblaciones cercanas y no cercanas, pensó que los izamaleños nivelarían la serie, pues esto llegaron a tener amplia ventaja de 5-0.

Muchos de ellos ya se preguntaban en dónde se jugaría el juego decisivo, pero como el béisbol es una cajita de sorpresas. Y dicho y hecho, hubo vida para los escualos. El refrán “hasta que no caiga el último out” se aplicó mejor que nunca.

Los Bombarderos iniciaron calientes y su primero hombre en la alineación, Héctor Angulo, saludó a Amir Ibarra con jonrón por el jardín derecho.

Dos entradas después los de la Ciudad de los Cerros agregaron par de rayitas al pizarrón con doblete de Angulo, pasaporte a Juan Euán e incogibles de Wilberth Bobadilla y Warnel May.

La cuarta carrera de los bélicos cayó en el cuarto rollo con triplete del encendido Angulo, quien enseguida cruzó la chocolatera con pecado del parador corto porteño.

Carrera que significó la salida de Ibarra, quien ya había perdido los estribos y recibía chiflidos del respetable.

Al relevo entró Eduardo Sabido, quien pese a recibir bambinazo de Francisco Montalvo en el sexto episodio, no permitió más libertades a los locales.

La entrada de Sabido le dio un giro de 90 grados a la batalla y los escualos comenzaron a descontar ventaja poco a poco.

En la quinta los porteños lograron romper el embrujo ejercido por el zurdo Éric Poot, quien los mantenía sin hit ni carrera.

Tras dos outes Andrés Martínez se embasó con error del antesalista y timbró con doblete de Fabio Hernández.

En el sexto capítulo las fieras marinas lucieron como tales al cuajar ramillete de cuatro anotaciones para nivelar la balanza 5-5.

En ese ataque, Rudy Peraza dio sencillo y llegó a jom con jonrón de Alejandro Martínez. La fiesta siguió con base por bolas a José Martínez e imparables de Tránsito Centeno, Fabio Hernández y Alfredo Martínez.

Golpe mortal

Y fue en el décimo acto cuando los Tiburones lograron la carrera que les valió el triunfo y la corona, con sencillos de Eduardo Gamboa y Juan Hernández para que momentos después Gamboa cruce el plato con rodado de Alfredo Martínez por la segunda colchoneta, ante lo disparos de Manuel Ortiz, quien relevó a Poot desde el séptimo acto.

La victoria fue para Sabido, quien por cierto recibió la nominación de “Jugador más valioso” por lograr el par de triunfos en la gran final.

En seis y dos tercios, Sabido aceptó par de hits y propinó 12 chocolates.




Volver arriba