Quejas por cuota escolar

Molestia por no saber los gastos, en Hunucmá

7_05072014p11hunucma1photo01
1 / 4


Luisa Chim Pech, presidenta de la sociedad de padres de la escuela de preescolar Humberto Lara y Lara, en Hunucmá. A la izquierda, Jazmín Chan Chuc discute por las cuotas con Martha Sansores Pech, secretaria de la directiva de los padres
El jardín de niños Humberto Lara y Lara, donde el Ayuntamiento de Hunucmá no va por la basura desde hace 15 días, así que hay botes (izquierda) llenos de desperdicios cerca de la entrada del plantel


HUNUCMÁ.- A unos días de terminar este ciclo escolar, un grupo de madres de familia del jardín de niños Humberto Lara y Lara se queja del cobro de cuotas que se aprobó desde principios del curso escolar.

Las mujeres indican que su principal molestia se debe a que no les informan a qué se destinan las cuotas que ya pagaron y son administradas por la directora de la escuela, Laura Anilú Ruiz González.

Aseguran que en los últimos días se dejó de abastecer de agua purificada para los niños y desde hace seis meses se dejó de aplicar gel antibacterial a la entrada de la escuela, a pesar de los casos de hepatitis que se presentaron en el plantel.

Acusan a la directora de vender la estructura de un antiguo autobús, que en la época del presidente Vicente Fox Quesada formó parte de un programa educativo que promovió Martha Sahagún, y de no informar a qué se destinaron los recursos.

Las madres, entre ellas Jazmín Chan Chuc, Martha Euán Balam y Míriam Farfán Navarrete, admiten que la mayoría dejó de cubrir la cuota, que es de $20 mensual, desde diciembre de 2013.

-Dejamos de pagar nuestras cuotas porque no se nos informaba a qué estaban siendo destinadas.

-Además, veíamos que a nuestros hijos les daban agua de botellones que cuestan $10, es decir, no de las marcas conocidas.

Sobre este asunto, Luisa Chim Pech y Martha Sansores Pech, presidenta y secretaria de la sociedad de padres de familia, respectivamente, recuerdan que el pago de cuotas es voluntaria, no obligatoria.

Sin embargo, dijeron, el pago es importante porque el dinero se utiliza para el programa Escuela de Calidad, que duplica la aportación del colegio para destinarlo para hacer mejoras en la escuela.

Aseguran que los salones tienen agua purificada, aunque las madres inconformes afirman lo contrario.

-Actualmente se están realizando labores de impermeabilización de techos y pintura, lo cual se cubre con las cuotas que pagan los padres de familia -aseguran las directivas de los papás.

-También se han cambiado lámparas, reparado los inodoros y se han hecho otras mejoras -añaden.

Sostienen que además de la aportación de los padres, realizaron rifas, funciones de cine y ventas de comida para recaudar recursos.

A una pregunta, Martha Sansores asegura que la mayoría de los padres no cubren sus cuotas.

-A los padres que no pueden cubrir una cuota se les ha pedido que acudan a realizar alguna fajina en el plantel, como deshierbar, limpiar o pintar parte de las instalaciones, sin embargo, ha sido casi nula la respuesta. Por eso la escuela luce una imagen algo deplorable.

Hasta las autoridades municipales contribuyen a dar una mala imagen al plantel, que se ubica en la calle 20 entre 33 y 35 de la colonia Baltazar Ceballos, pues desde hace 15 días, afirman algunas madres, no pasan por la basura de la escuela.

Cerca de la entrada principal hay tambores y bolsas de basura, y restos de una mata que fue cortada.

Israel Fernando Argáez Aguilar, vicepresidente de la sociedad de padres de familiar, asegura que sí rinden informes de los ingresos.

-A los padres se les invita por salón, con carteles, a quedarse a escuchar los informes financieros que se dan cada mes, pero la mayoría hace caso omiso a la invitación -añade.

-Lo del camión está en el fondo económico y se analiza qué hacer con los recursos.

-La gente que está inconforme es la que no se queda a los informes, por eso desconoce en qué se están gastando los recursos.

-En el informe que se rindió en junio solo estuvieron 15 padres, de los 150 que deberían estar.

-Si los inconformes quieren una auditoría, adelante, pues no se oculta nada, ni se está robando ni un peso.

Se intentó entrevistar a la directora de la escuela, pero no estaba en el plantel.

Las madres inconformes aseguran que son constantes las ausencias de la directora, que tomó posesión hace un año.- JOSÉ W. COB CHAY




Volver arriba