Dudas por asalto a mujer tizimileña

Dice que $30 mil le quitaron, pero no pidió ayuda

TIZIMÍN.- Movilización de policías municipales y estatales ocasionó ayer el presunto asalto a una mujer, quien asegura que “dos mujeres de aspecto fuereño” la despojaron de 30 mil pesos.

La afectada, Amalia Cupul Puc, quien dijo que se dedica al comercio de perfumes y accesorios para dama, afirmó que fue asaltada por las mujeres ayer miércoles, cuando caminaba con su nieta, sobre la calle 47, antes de llegar a la esquina con la 52.

En su relato, Amalia Cupul describió a las presuntas asaltantes, “una de falda larga con una blusa como las que usan las ‘huachas’y la otra “alta, con botas negras y con una ‘cola’ larga” en el cabello. Según la afectada, la primera mujer fue quien le arrebató su bolso y la segunda la empujó a un costado, lo que la hizo caer sobre la barda de un jardín. “Me levanté enseguida y empecé a correr tras ellas, y sólo me topé con un señor que caminaba en la esquina”, el cual le sugirió avisar a la Policía. Amalia Cupul añadió que el supuesto bolso robado contenía cuatro pulsos, cuatro gargantillas y 30 mil pesos en efectivo, que serían utilizados para liquidar varias cuentas pendientes.

La mujer dijo que no acostumbra salir sola cuando lleva cosas de valor y siempre se hace acompañar por una de sus hijas, pero debido a que el miércoles se encontraban ocupadas, decidió realizar sus diligencias solamente con su nieta.

Al lugar llegaron de inmediata elementos de la Policía Municipal, que se ocuparon en pedir rasgos de las mujeres asaltantes a la víctima y a vecinos de la calle 47, aunque estos últimos dijeron que no vieron a nadie y que incluso ignoraban el asalto, pues no escucharon algún grito de alerta.

Más tarde llegó el director de la Policía, Federico Cuesy para entrevistarse con la afectada.Cerca de la 3 de la tarde el comandante Cuesy informó vía telefónica que ya se había montado una operación para intentar localizar a las presuntas delincuentes. El jefe policíaco opinó que varias cosas hacen suponer que el asalto no fue real, entre ellas la tranquilidad de la afectada al relatar los hechos y su decisión de no seguir a las mujeres o pedir ayuda.”Mientras corría pudo pedir auxilio a cualquier persona o a policías, pero avisó media hora después de que supuestamente fue asaltada. Sin embargo, nosotros cumplimos con tratar de ubicar a las sospechosas”, añadió.- Ermilo Alcalá D.




Volver arriba