Sorpresas en el diamante

Caen Tiburones y Bombarderos en la Liga Motuleña

El izamaleno Francisco Martín, quien  bateó doble y jonrón

Una vez más quedó de manifiesto que en el béisbol no hay nada escrito, pues los campeones y subcampeones cayeron, a pesar de que ambos jugaron como locales, al iniciar los pléiofs de la Liga Motuleña de primera fuerza.

En Progreso, los monarcas Tiburones fueron superados 4-2 por los sorprendentes Bravos de Chemax.

Factores de la importante victoria fueron el dominicano Arturo Florentino, quien en toda la ruta maniató en cinco hits a la gruesa artillería porteña, y Daniel Alcocer, quien disparó sonoro jonrón en el segundo episodio con dos compañeros a bordo, contra el abridor y derrotado Amir Ibarra.

El interesante duelo dejó con agradable sabor la boca a la afición en el parque Miguel Hidalgo, ya que Ibarra y Eduardo Sabido solo aceptaron media docena de hits.Además, Sabido realizó formidable relevo en siete entradas y un tercio, en los que permitió un jit y propinó nada menos que 15 ponchetes para completar la docena y media que recibieron los chemaxeños.Las carreras de los escualos entraron en el cuarto acto, con hit impulsor de Tránsito Centeno, y en el quinto, con wild pitch.

En el otro duelo de pléiof en la Liga Motuleña, los Guerreros de Chetumal les ganaron a los subcampeones Bombarderos de Izamal 14-10, siendo el lanzador victorioso Hugo Ortíz con relevo de Luis López.

Los quintanarroenses batearon 14 imparables y liquidaron el duelo en la fatídica séptima entrada, cuando pisaron el plato siete veces para darle la vuelta a la torta y ponerse adelante 13-7.

En el letal ataque los del vecino contaron con sonoros bambinazos de Álex Ventura, Jorge Aguilar (espalda con espalda) y Roberto Arana.

Los dos primeros, a los envíos del abridor y perdedor Christian Contreras, quien fue reemplazado por Éric Poot.

Estéril fue el buen bateo de Francisco Martín (doble y jonrón) y Juan “Chereque” Euán (4-3).

El próximo domingo los Tiburones y los Bombarderos viajaran a Chemax y Chetumal, respectivamente, para devolver la vista.




Volver arriba