Ser forcado es una forma de vida

La agrupación de Teziutlán esta por cumplir 23 años

Los Forcados de Teziutlán, Puebla, en su participación en la corrida realizada el pasado jueves en Peto

PETO.- No cualquier persona se atrevería a plantarse frente a un toro sabiendo los riesgos que eso implica, sin embargo para los Forcados de Teziutlán, Puebla, es una forma de vida, en la que el gusto por el arte taurino es más poderoso que cualquier sueldo recibido.

Los Forcados de Teziutlán, que en días pasados se presentaron en Peto, cumplirán en mayo 23 años de recorrer los ruedos mexicanos, inclusos se han dado el lujo de pisar plazas de países como Portugal y Guatemala.

Actualmente el grupo está formado por más de 20 integrantes, quienes tienen varios oficios.

Juan Pablo Calderón Olivares, representante del grupo, compartió que, en su caso, todo inició como un juego, pero con el paso de los años cambió su forma de ver las cosas, pues hoy sabe que ser forcado tiene exigencias.

“Ser forcado es una forma de vida, no hay dinero, lo haces por puro gusto”, dijo.

Explicó que esta profesión tiene riesgos como golpes, fracturas y cornadas.

Recordó que en agosto del año pasado se llevó una cornada. El pitón del toro le entró bajo el mentón y le atravesó la lengua.

Insistencia

A pesar de que le recomendaron no entrar al ruedo, las ganas son más, por lo que el pasado jueves participó en la plaza “Rosa Yolanda”, donde los forcados tuvieron cuatro intervenciones.

El poblano señaló que en las plazas en las que son invitados, generalmente sólo reciben lo suficiente para el viaje y sus alimentos.

Apoyo familiar

Confesó que para sus familiares no fue fácil asimilar en un principio esta profesión, sin embargo la aceptan.

“Cuando la familia logra entender el oficio, comparte con nosotros este gusto y nosotros lo disfrutamos más.

El forcado confesó que aunque su trabajo se ve aparatoso, todo está controlado.

“Tenemos técnicas que hacen que salgamos y nos paremos frente al toro, prácticamente solo le echamos valor”. dijo.

Finalmente señaló que, como cualquier otra persona, también le dedican tiempo a su familia, ya que las corridas son por lo regular los fines de semana.- Miguel Ángel Moo Góngora




Volver arriba