Relinchan los Potros

Juego trabado, de mucho roce y pocas opciones

1 / 5


Aspectos de la final: la porra de Ticul muy agresiva, los golpes antes que el fútbol, las reclamaciones de Erwin Canto sobre el árbitro José Tun y el público con todo


Los que esperaban ayer ver un partido de ida y vuelta, con jugadas de alarido en ambas porterías, al final se quedaron con un decepcionante triunfo de 1-0 de Potros Dunosusa sobre los Zapateros de Ticul, lo que fue el resultado de un choque en el que imperaron las excesivas rudezas, los constantes engaños al árbitro y las pocas opciones de gol.

El encuentro de ida de la final del campeonato 2013-2014 de la Liga Estatal de Primera Fuerza careció de emoción y también de público, porque no se llenaron las gradas del Estadio Alonso Diego Molina de Tamanché, aunque quizá la mayoría prefirió quedarse a ver el Holanda-Costa Rica.

Para colmo, el solitario gol cayó por la vía del penal, cobrado a la perfección por Jonathan Silva.

La falta dentro del área se marcó en el segundo minuto de compensación del final del primer tiempo, una jugada en la que Erwin “La Cebrita” Canto intentó desviar un disparo y la pelota le topó en el brazo, y el árbitro central José Miguel Tun Pinzón no dudó en marcar el penal.

Pocas opciones de gol

La realidad es que desde que silbó Tun Pinzón, los equipos enseñaron que venían a dar con todo, a cortar los veloces ataques de los delanteros, en especial los que intentaron el equino Tomás Osorio, y el ticuleño Paúl Pérez, quienes fueron los que más golpes recibieron de los defensas, a los que no les importó salir expulsado por su acción.

A pesar de que el silbante sacó las tarjetas amarillas, los constantes roces no cesaron, lo que cortó constantemente el flujo del encuentro, y para colmo, las reclamaciones sobre el árbitro y los intentos de engaño, muchos una copia barata de lo realizado ante la selección mexicana por el holandés Arjen Robben.

Luego del gol en la compensación, los Zapateros se desdibujaron en la segunda mitad, ya que reclamaban cualquier choque o jugada que el central dejó correr.

La jugada más peligrosa fue del ticuleño Gilberto Cura, quien realizó una “chilena” en el área, disparo que desvió en gran forma el portero Jorge Rico, aunque se marcó un fuera de lugar.

Fuera de ahí, ni siquiera la inclusión del veloz David “Pichurris” Manzanero, por los ticuleños, ni el ingreso del siempre enjundioso Pablo Avilés, por Dunosusa, compuso el juego, por lo que ambos equipos se conformaron, al final, con el resultado.

De esta forma, todo se decidirá el sábado próximo en el Estadio Manuel “Pelele” Cuello de Ticul, en punto de las 16 horas.

Antes del encuentro de ayer, se realizó una ceremonia, en la que el ex goleador yucateco Alonso Diego Molina y Juan Sosa Puerto, director del Instituto del Deporte de Yucatán, dieron las patadas inaugurales.- Hérbert O. Martínez Fuente




Volver arriba