Izamal Vs. Chemax, la final

Habrá nuevo rey en la Motuleña de Primera Fuerza

1 / 3


A la izquierda, Armando Florentino, quien venció dos veces a los Tiburones de Progreso para llevar a los Bravos de Chemax a la serie final. Arriba, Christian Contreras, quien engomó a 13, y su receptor Andrés Aké, bujías de Izamal en la batalla ante Chetumal
Los Bombarderos de Izamal ganaron el derecho de disputar la gran final de la Liga Motuleña, luego de vencer en cerrado partido a los Guerreros de Chetumal


¡Adiós, campeón!

Los Bravos de Chemax hicieron la hombrada de ir a ganarles en casa a los Tiburones de Progreso para destronarlos y pactar su cita con los Bombarderos de Izamal en la gran final de la Liga Motuleña de Béisbol de Primera Fuerza.

Los Bombarderos dejaron fuera a los Guerreros de Chetumal, que vendieron cara su derrota. La batalla por el gallardete absoluto arrancará casi seguramente el próximo domingo en el campo de la Ciudad de los Cerros, a las 12:30 horas.

Los subcampeones Bombarderos se apoyaron en el brazo de Christian Contreras, quien aceptó seis hits en toda la ruta, para imponerse 4-2 en el partido decisivo contra los Guerreros.

Christian fue respaldado con metralla de una decena de hits contra el abridor y perdedor Armando Castán.

El carreraje de los izamaleños entró a cuentagotas. La primera, con pasaporte a Raúl “Chumbek” Chan y tubey de Héctor Angulo; la segunda, en los botines de Francisco Martín en complicidad de marfilada del antesalista; la tercera, con doblete de Angulo y oportuno de Raúl García; y la cuarta con el tercer biangular de la tarde de Angulo y hit de Andrés Aké.

Por su parte, los de la capital quintanarroense timbraron una en la parte alta del cuarto episodio con doble de Roberto Castro y sencillo de Julián Montalvo, y otra en el séptimo con biangular de Jorge Aguilar y oportuno de Ángel Carrera. Fue todo el daño que aceptó Contreras, quien completó su labor con tres pasaportes, un wildpitch y 13 chocolates.

En el otro frente, los Bravos de Chemax contaron de nuevo con el pitcheo dominante del dominicano Arturo Florentino, quien apenas admitió tres imparables, y borraron del mapa a los monarcas Tiburones de Progreso con pizarra de 6-2. Fue un duelo sangriento en el que prácticamente la moneda estuvo en el aire en las primeras ocho entradas.Los aborígenes, ahijados de Lucio Balam, hicieron par de carreras en el acto de las buenas tardes contra el abridor y perdedor Eduardo Sabido, y las fieras marinas enseguida nivelaron la balanza en el cierre con doblete de Alfredo Martínez y bambinazo de Armando manzanilla. Fue todo el daño que aceptó Florentino, quien después colgó ocho pesadas roscas en la garganta de los porteños, ahijados del empresario pesquero José Cortés.

Fue en el octavo acto cuando Chemax logró la importante victoria con hit de Gustavo “Gusano” Díaz, sacrificio de Lucio Rodríguez y arponazo mortal del zurdo Éric Rivero.

Los Bravos prácticamente metieron el éxito a la nevera en el siguiente acto, luego de dos autes, con sencillos de Edwin Rodríguez y Bryant Rodríguez y sonoro jonrón de Juan Carlos “Tortuga” Sánchez, quien no había pegado imparable en la serie.Florentino, quien toleró seis hits, fue nombrado el Jugador Más Valioso de la serie, en la que tuvo récord de 2-1.




Volver arriba