De Panabá, la 1a. víctima del pepino de mar

Fallece al llegar ayer al muelle de San Felipe

El cuerpo de Manuel Basto Acosta yace en el muelle de San Felipe

Ayer alrededor de las 2 de la tarde perdió la vida en San Felipe el pescador de pepino de mar Manuel Basto Acosta, de unos 43 años de edad, originario de Panabá.

El comandante Efraín Rivadeneira Cano, director de la Policía de San Felipe, dijo que, al parecer, Basto Acosta era una persona dedicada al campo y no contaba con experiencia de buzo para participar en la captura del pepino de mar.

Falta de experiencia

Precisamente a la falta de experiencia atribuyó la muerte por descompresión de Basto Acosta.

Noemy Chan Cox, esposa de Basto Acosta, llegó para reconocer el cuerpo, tras lo cual se echó a llorar.

La noticia corrió de boca en boca y corrieron rumores de que había otra persona en la misma situación, pero finalmente no fue cierto.

Cancelan permisos

En Río Lagartos, a pesar del acuerdo inicial, la federación de pescadores y presidentes de cooperativas restringieron la entrada a naves de permisionarios y socios de cooperativas de El Cuyo.

Gente de El Cuyo acudió ayer a recoger su equipo de procesamiento de pepino de mar. Se supo que muchos se fueron a Dzilam de Bravo, pues tampoco los aceptaron en San Felipe.

En la jornada de ayer la pesca promedio de pepino de mar fue de 300 a 350 kilos por embarcación.- WENDY UCÁN CHAN

 




Volver arriba