“De milagro se salvó”

Sufre raspaduras en volcadura en la Mérida-Progreso

El empresario Santiago Sánchez González habla por teléfono tras salir de su camioneta con la que volcó en  la carretera Progreso-Mérida

PROGRESO.- Una camioneta volcó en la carretera Mérida-Progreso ayer, minutos antes de las 8 de la mañana, y su único ocupante sufrió lesiones menores, aunque el vehículo fue declarado como pérdida total.

En el lugar de los hechos se averiguó que el empresario Santiago Sánchez González conducía su camioneta Dodge Dakota de Norte a Sur, con dirección a Mérida.

Antes del puente

A 100 metros de llegar al primer puente de la carretera Progreso-Mérida, la Dakota tuvo una falla mecánica.

De acuerdo con el conductor, la guía quedó atorada, como si una llanta se hubiera amarrado.

Al quedar fuera de control, la camioneta salió de la cinta asfáltica, pasó sobre los rieles del tren y volcó. Quedó destrozado, con las llantas arriba y en medio de los manglares a la vera de la vía.

Sánchez González, quien llevaba puesto el cinturón de seguridad, quedó atrapado dentro del vehículo.

Para su fortuna, los conductores que venían detrás de él se detuvieron para prestarle ayuda.

Martín García, dueño de un taller de soldadura, se dirigía a la colonia ejidal Paraíso, pero tras ver el accidente se detuvo, bajó de su camioneta y se dirigió a auxiliar al accidentado.

Al ver que el conductor estaba atrapado dentro de la camioneta volcada, Martín García tomó un mazo, que llevaba en su camioneta para romper la ventanilla de la camioneta Dakota y luego ayudó a salir al conductor Sánchez González.

Tremendo susto

En la aparatosa volcadura, el empresario corrió con suerte, porque sólo sufrió raspones en un brazo y un tremendo susto.

Una vez fuera de la camioneta, Sánchez González se comunicó con su papá, Manuel Sánchez Castro, quien llegó minutos después, así como Roberto, hermano del empresario accidentado.

Minutos después llegaron agentes de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado (SSP) y de la Policía Municipal de Progreso.

“Los milagros existen”

Roberto Sánchez, hermano del empresario, al ver como quedó la camioneta, dijo que “en verdad, los milagros existen; esto es un milagro, se salvó mi hermano”.-




Volver arriba