“Danzas de Yucatán”

Presentan un libro sobre tradiciones poco conocidas

Samuel Ermilo Espinosa Pat al presentar anteanoche el libro "Danzas de Yucatán", el cual documenta cuatro tipos de danzas originarias del Oriente, las cuales son poco conocidas debido a la nula difusión

PETO.- Después de 10 años de investigación, el escritor Samuel Ermilo Espinosa Pat presentó anteanoche su libro “Danzas de Yucatán”, durante un evento cultural en la radio difusora local, Xepet “La voz de los mayas”.

El libro presenta cuatro tipos de danza que se realizan en municipios del Oriente, que son poco conocidas pero que tienen antecedentes prehistóricos.

Espinosa Pat, quien colabora en la Comisión Nacional para l Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), en Sotuta, informa que estas danzas son diferentes a la jarana y no son conocidas a pesar de que quizás sean las más cercanas a los tiempos prehispánicos.

En entrevista, señala que en su libro abarca cuatro tipos de danza: La danza de Abraham e Isaac, de pastores, de cintas del carnaval, en Yaxcabá, y la danza de Kots kaal Tsó, que se practica en Dzitás.

Según explica, la danza de Abraham e Isaac se práctica en Dzinup, en el municipio de Valladolid. Se realiza el 24 de diciembre y el 5 de enero, donde dos personas usan máscaras de madera representando a Abraham e Isaac, durante las celebraciones al Niño Dios, aparecen bailando y protegen al Niño Jesús, pues luchan con el diablo.

La danza de pastores se práctica en Xocén, Valladolid. Su propósito es arrullar y proteger al Niño Dios, ya que intervienen los viejos y diablos, que trataran de llegar al altar, distraer a los pastores y a la gente.

La danza de cintas del carnaval, en Yaxcabá, se realiza los días en el que se celebra a Juan Carnaval. Hombres vestidos de mujeres pasan de casa en casa bailando y tejiendo las cintas durante su baile y si el dueño de la casa no quiere que divulguen cómo han vivido durante el año, éste les tiene que dar una propina.

La danza de Kots kaal Tsó (degollamiento de pavos) se practica en Dzitás la noche del 20 de enero y en ella participan 48 personas, quienes durante el baile sacrifican 21 pavos. “Lo hacen en honor a Santa Inés, y al siguiente día se comen las aves que fueron sacrificadas. Lo interesante es que las familias crían y alimentan a los pavos durante un año para esperar esta fecha”, comenta el autor.

Iniciativa propia

Espinosa Pat explica que la realización de este libro se originó a raíz de una propuesta suya. “Me nació esa idea de hacerlo, porque somos un pueblo rico en tradiciones y muchas veces no lo valoramos. Éstas son sólo algunas de las danzas que se hacen y muchas veces permanece sólo en la memoria de quienes las conocen, porque no tienen difusión”.-




Volver arriba