Cooperación y solidaridad

Desayuno por el aniversario 101 del Ejército

7_20214p6ejercphoto01

VALLADOLID.- Las fuerzas armadas celebraron el aniversario 101 del Ejército ofreciendo un desayuno a militares e invitados de diversos sectores de la sociedad.

El general Luis Manuel Vélez Fernández de Lara, comandante de la XXXII Zona Militar, en su discurso, recordó que ayer fue un día de nuevos retos y riesgos y recalcó que es mucho más lo que tienen que aportar, cuidar y aprender.

-El respeto a los Derechos Humanos y el apego a la ley son los preceptos que tutelan el íntegro actuar e interacción del soldado de México con la sociedad, y toda conducta que se aleje de este sendero habrá de asumir y afrontar las consecuencias.

-Nuestra vocación de servicio nos impulsa a tener una amplia voluntad hacia la cooperación y muestras de solidaridad, ese ideal, es la pasión que gobierna el empeño del soldado en la ayuda a sus semejantes, cada vez que un militar brinda auxilio a las personas y protege sus bienes, vierte lo mejor de su esencia humana y ciudadana.

El general comentó “nos encontramos prestos para cumplir las misiones asignadas comprometidos con el sentir democrático y la prosperidad de la sociedad”.

-La estima que nos participa la población es de gran significado y nos vigoriza a mantenernos con paso firme y la frente en alto, eso provoca que la moral del Ejército se encuentre alta y en armonía con un sólido espíritu -dijo el comandante.

Añadió que la moral de las tropas no ha pasado inadvertida para el comandante supremo (el presidente de la República, Enrique Peña Nieto), quien ha instruido -a sus secretarios de Defensa y Marina- ejercer todas aquellas acciones que sean necesarias para mejorar el bienestar del personal militar y sus familias.

Recalcó que el Ejército cumple más de un siglo de servicio institucional y que se consolidan como factor y herramienta primordial del Estado para proveer un entorno de equilibrio social, y el desarrollo del país.

-Es una institución fortalecida, tiene historia, valores, una patria de sólidas instituciones, un pueblo orgulloso y una nación de esmeradas mujeres y hombres.

Luego de la ceremonia se ofreció un desayuno, que constó de fruta, un omelet de jamón, un tamalito y chicharrón en salsa verde, jugo de naranja, agua y café.

De igual manera se realizó un sorteo en el que se rifaron minicomponentes, ventiladores, bicicletas, relojes y otros premios cerrados.

Con estas actividades se dieron por terminados los festejos.- Juan Antonio Osorio Osorno




Volver arriba