Clausura temporal de un burdel en Tizimín

La Policía pone como condición el pago de permisos

La calle 16 de Tizimín, donde se encuentra ubicada la casa de citas que fue clausurada ayer por la mañana

TIZIMÍN.- La casa de citas de la colonia Komichén fue amonestada ayer por la Policía Municipal luego de investigar que en el lugar se practica el lenocinio.

Como publicamos, un tendejón, “Manino”, ofrece servicio sexual con estudiantes, a 500 pesos la sesión.

Las vecinas se enojaron porque el encargado del lugar busca a los maridos e hijos del rumbo para ofrecer los servicios.

Las mismas vecinas aseguran que al sitio llegan adolescentes, algunas uniformadas y pasan alrededor de dos horas en los cuartos que están en la parte de atrás.

El jefe de la Policía, Federico Cuesy Adrián, afirma que mandó a sus agentes de incógnitos y con un celular grabaron la plática que tuvieron con el encargado.

El hombre le dijo a los oficiales que no trabajan menores de edad, pero dio a entender que tienen sexoservidoras para todos los gustos.

Según el jefe de la Policía, con este antecedente se mandó llamar ayer sábado al responsable del sitio, quien se presentó en la comandancia.

Como padece epilepsia, se mandó a llamar a su hermana y a su padre, quienes con cara de sorpresa dicen que no estaban enterados de que Jorge Manuel Navarro Valle se dedicaba “a eso”.

-Les dijimos a los familiares que lo que él hace es lenocinio, aunque no lo comprobamos -dice Cuesy.

El jefe de la Policía muestra en el monitor de su computadora el video que grabaron sus uniformados dentro del establecimiento.

En la grabación, el encargado dice que en 45 minutos llegarían algunas de las sexoservidoras. Los oficiales regresan en ese tiempo, pero les indican que ya el cuarto está ocupado.

-Les ordené a los policías que pidieran a esas personas que se vistan y los lleven a la policía para interrogarlos -comenta Cuesy.

-El varón es de Río Lagartos y su pareja de Tizimín, pero nada tienen que ver con el caso que se investiga.

-Se le prohibió a Navarro Valle volver abrir el lugar hasta que cumpla con los requisitos de salubridad y pago de derecho de piso (como motel) en el Ayuntamiento -dijo el jefe de la Policía. -El señor vivía engañado creyó que por haberle pagado al SAT 8,000 pesos ya podía trabajar como motel, de modo que no estaba en regla.-No hay nada de alumnas de la “Palmero” que laboren allá como se dijo -agrega.- WENDY UCÁN CHAN




Volver arriba