Se quejan en “Seyé bajo agua”

En Izamal piden fumigación: hay muchos moscos

Las lluvias ya causan estragos en Izamal y Seyé, principalmente por las calles y avenidas inundadas y la proliferación de moscos.

En Seyé, vecinos se quejan de las calles inundadas y convertidas en lodazales, que incluso ocasionan que algunos vehículos se descompongan.

Peatones y conductores opinan que al municipio pueden llamarle “Seyé bajo agua”, por la cantidad de calles que están inundadas porque no tienen pozos pluviales o, si los tienen, fueron construidos en puntos altos de la vía, lo que pone en evidencia la planeación municipal.

El agua que cubre las calles es un peligro para peatones y vehículos porque esconden los baches, de hasta tres metros de diámetro y casi un metro de profundidad.

Ni la calle 28 con 31, a una cuadra del centro de Seyé, se salva de la inundación.

Sin clases

Las lluvias de la tormenta “Boris” además causaron que se suspendieran clases en escuelas donde no llegaron alumnos, sobre todo de educación preescolar, aunque los maestros cumplieron con sus horarios de trabajo en los planteles.

En Izamal, la semana completa de lluvias inundó calles y hasta la avenida Zamná, lo que indica que su reciente remozamiento no incluyó pozos pluviales.

Además, pocos alumnos van a clases de mañana.

Las lluvias también ocasionaron el brote de mosquitos, y la salida de serpientes por la humedad de la tierra.

-Estas lluvias son benéficas, pero también suelen hacer que broten más moscos, hay muchos moscos; ojalá pasen a fumigar pronto porque a diario salen mas moscos -dice Lourdes Pech.

-Y con la humedad salen las culebras; es común ver las ratoneras y pequeñas coralillos en los patios buscan el lugar seco para guardarse, dado que hay mucha humedad en la tierra -añade.

Manuel Brito indica que estas lluvias nos ayudan mucho para que el zacate salga y crezca en los potreros.

-Hasta antes de estas lluvias, compraba ramón para darle al ganado ya que no había suficiente pasto en los potreros. Ahora ya salió.

-Estamos aprovechando con mis hijos para sacar y sembrar las pocetas de zacate y repoblar los potreros en mal estado; aprovechar las lluvias para que el zacate se agarre bien y estemos preparados para la temporada.

-Las lluvias también benefician a mis 15 apiarios.

En Celestún, la alcaldesa Rosa Acosta Narváez dice que, a pesar de las constantes y copiosas lluvias, no hay amenazas de inundaciones.

-Sí se han inundado calles del sur del puerto, considerada la zona baja, pero no tenemos reportes de inundaciones de terrenos o casas hasta ahora -insiste.

Indica que pese a que la situación permanece tranquila, existe una estrecha comunicación con la Dirección de Protección Civil del Estado, para atender cualquier posible contingencia.

También dice que la secundaria en la entrada del puerto, la primaria José Alayola Preve, la iglesia católica y la céntrica cancha de usos múltiples se habilitarían como albergues si es necesario.- EDUARDO CANCHÉ PECH / JOSÉ CANDELARIO PECH KU / JOSÉ W. COB CHAY




Volver arriba