Se embellece la costa

Se embellece la costa

La anidación de los flamencos en charcas salineras

1 / 5


Familias van de paseo a las charcas salineras de Las Coloradas, en la Biosfera Ría Lagartos, donde en esta época anidan los flamencos


LAS COLORADAS, Río Lagartos.- Las charcas salineras se embellecen en esta época en que se inicia la temporada de anidación de los flamencos en el Oriente.

La Reserva Ría Lagartos, la organización Niños y Crías, en conjunto con el equipo de la Comisión Nacional de las Áreas Naturales Protegidas, mantiene en resguardo a cientos de flamencos.

Se esmeran los cuidados porque estas aves sólo tienen una cría al año y son vulnerables a los cambios climático. Las lluvias de abril atrajeron a cientos de zancudos rosas que necesitan que el agua humedezca los islotes donde con lodo hacen los nidos para las crías.

Extremo cuidado

Personal de la organización indica que estas aves requieren de extremo cuidado. Si en las charcas se modifica la cantidad o la calidad de alimento, las aves simplemente se retiran.

Estas aves se estresan fácilmente, incluso con el flash de las cámaras fotográficas, los movimientos burdos o hasta las voces ruidosas. Cuando se ponen muy nerviosas, dejan de incubar, motivo por el cual en estas fechas se restringe el acceso a la población humana para evitar echar a perder la reproducción.

La reserva Ría Lagartos tiene unas 60,000 hectáreas que se distribuyen en los municipios de Lázaro Cárdenas, Quintana Roo, y San Felipe, El Cuyo (Tizimín), Las Coloradas y Río Lagartos.

Los flamencos acostumbran anidar en la zona 3 de la reserva, que se ubica entre Las Coloradas y El Cuyo.

En esta zona se aprecia a una inmensa colonia de flamencos rosa.

Después del cortejo estas aves se turnan para empollar a sus polluelos. Un grupo se prepara para salir a comer cuando el otro llega para resguardar los huevos que se encuentran enterrados en la arena a fin de mantener la temperatura adecuada.

Cuando los polluelos tienen 90 días de nacidos y aún no adquieren el color que les caracteriza, se les coloca un anillo que permitirá monitorear sus viajes.

Permitirán visitas

Si todo sale bien en esta temporada de incubación, a mediados de agosto y septiembre, con los primeros rayos del sol, se permitirá a las personas visitar y cruzar las charcas de sal fangosas para presenciar la evaluación y marcación de los polluelos.

Los flamencos viven entre 16 y 30 años, se reproducen a los 5; su color es por lo que comen, como algas y un crustáceo braquiópodo llamado Artemia salina; es por eso que al nacer no tienen ese color característico que los distingue de las demás especies de aves.- JACQUELINE MEJÍA CASTOR




Volver arriba