Pescadores preocupados

Pescadores preocupados

Robo de lanchas y motores alarma en Las Coloradas

El comisario municipal de Las Coloradas, Mario Pech Pat (foto), manifiesta que las autoridades de Río Lagartos no lo apoyan con el alumbrado público ni con el equipo para los policías de la localidad

LAS COLORADAS, Río Lagartos.- Ante el reciente robo de lanchas y motores, los pecadores se sienten preocupados, sobre todo porque las autoridades no muestran interés en ayudarles.

José Manuel Balam Martínez, a quien le llevaron una embarcación y tres motores, dice que los ladrones planeaban o planean llevarse más.

-Estaban a punto de llevarse otras dos embarcaciones mejor equipadas. Quedaron las sogas cortadas.

-Seguramente vieron a alguien o gente andando durante la madrugada y se fueron con lo que ya tenían.

A María Nieves Noh Chalé también le robaron un motor ecológico que administraba su hijo y aún no terminan de pagar, pues cada mes hacen un depósito de poco más de 4,000 pesos.

Abandono

Según los pescadores, el puerto está en el abandono de las autoridades: no hay alumbrado frente a la playa, los policías del puerto están sin implementos de seguridad -apenas les dieron unos uniformes- y, por si fuera poco, el capitán de puerto Jorge Humberto Castillo Blanco nunca está en su casa. Pasa una semana en Las Coloradas y el resto del mes reporta que está de vacaciones.

En torno al reciente robo, los pobladores indican que se le avisó al capitán de puerto de Dzilam de Bravo y éste lo reportó al capitán de Las Coloradas, Humberto Castillo, quien llamó para saber y dicjo que el lunes estaría de regreso, pero no se asomó.

Ayer los pescadores acudieron a las oficinas del capitán, pero encontraron las rejas cerradas, aunque había un letrero de “abierto”.

El comisario dice que el capitán no se queda en Las Coloradas y, si lo hace, se la pasa durmiendo. En ocasiones hay nortes y olvida sacar las banderas de alerta, dice.

En cuanto a las lámparas fundidas, dice que ya envió solicitud a las autoridades de Río Lagartos, pero no hay respuesta. La playa sigue en la penumbra con el riesgo de que se lleven más embarcaciones.- WENDY UCÁN CHAN




Volver arriba