“Pensé que iba a morir”

No dejaba de salir la sangre, dice un policía de Yaxcabá

Wílliam Gómez, uno de los policías que fueron emboscados

YAXCABÁ.- “No sentí nada con el impacto del perdigón (en el glúteo izquierdo); me di cuenta cuando empecé a sangrar y no dejaba de salir la sangre; ahí pensé lo peor, pensé que iba a morir porque no paraba la hemorragia”, dice el policía municipal Wílliam Mauricio Gómez Xequé, lesionado en las balaceras del domingo 4 en la carretera Libre Unión-Yaxcabá.

-Pero gracias a Dios, aquí sigo vivo -afirma el joven, de 21 años de edad y un año como policía municipal.

Padre de un niño de un año de edad, Gómez Xequé fue dado de alta anteayer en el O’Horán, tras sobrevivir a la emboscada que el padre y el hermano de un detenido les hicieron en la carretera.

En los enfrentamientos también fue lesionado el policía local Luis Alberto Pool Chuc.- Candelario Pech Ku

PÁGINA 11




Volver arriba