Niña halla a su mamá muerta

Niña halla a su mamá muerta

En Mocochá una separación deriva en crimen pasional

1 / 7


Agentes especializados realizan las diligencias en el predio de la calle 16 entre 11 y 13 en busca de pruebas del homicidio. A la izquierda, Fernando José Pech Hau, 59 años de edad, padre de la ahora occisa, recibe la noticia de la muerte de su hija ocurrida en Mocochá, ayer
Elementos de la Policía Municipal que llegaron al domicilio. Debajo, Luis Catzín Chan, padre de Gaspar Catzín Pech, presunto asesino de una mujer en una casa de Mocochá
Predio ubicado en la calle 16 entre 11 y 13 de Mocochá donde ocurrió el homicidio de Wendy Guadalupe Pech Tzuc. Debajo, familiares de la hoy occisa reciben la noticia de la muerte de su familiar, ayer
Algunos vecinos se sorprendieron por la noticia y salieron de sus casas para ver lo ocurrido la tarde de ayer


MOCOCHÁ.- Un amor tormentoso que llevó a la separación a una pareja que estaba a punto del divorcio derivó ayer en un crimen pasional cuando el esposo presuntamente mató a su cónyuge en la casa que habitaban en este poblado, según las primeras investigaciones.

El director de la Policía Municipal de Mocochá, Édgar Ángulo Esparza, explicó que alrededor de las 13:20 horas recibieron el reporte de que una persona había fallecido en un predio de la calle 16 entre 11 y 13.

La denuncia de la muerte fue hecha por Marina Pech Tzuc, de 20 años de edad, hermana de la fallecida Wendy Guadalupe Pech Tzuc, de 34 años de edad, quien estaba tiraba dentro la casa.

Al lugar se trasladó una unidad de la Policía. Los agentes encontraron en la cocina el cuerpo de la occisa boca abajo y con un golpe contuso en la nuca que le formó una herida de unos 10 centímetros que sangró profusamente. Los paramédicos que llegaron al lugar confirmaron la muerte.

El cuerpo de Wendy Pech fue encontrado por su hija A.C.P., de 12 años de edad, quien retornaba a su casa después de salir de la escuela primaria. La menor le avisó a su tía Marina, quien dio parte a la Policía Municipal.

Entra en shock

La occisa vivía con dos hijos, la menor de 12 años y un niño de cinco años. La primera entró en shock al ver el cuerpo de su mamá tirado.

Wendy Pech se había separado de su esposo, Gaspar Catzín Pech, de 35 años de edad, desde hace como tres semanas, según dijo el padre de la occisa.

Los oficiales de la SSP que llegaron al lugar sospecharon de Catzín Pech al escuchar de Fernando José Pech Hau, de 59 años de edad, padre de la ahora occisa, que su hija vivía un matrimonio tormentoso con su cónyuge.

-”Es bien celoso” y llegó a golpearla en tres ocasiones, “la última vez le dejó los ojos morados” -dijo Pech Hau.

“Ante eso decidió que se iban a divorciar, de hecho hace tres semanas que no viven juntos, pero mi yerno siempre decía que no estaba dispuesto a perderla, o era de él o de nadie”, afirmó el padre de la fallecida.

-Tenían como 15 años de casados; aunque mi yerno no tomaba, tenía un carácter muy fuerte por los mismos celos que lo consumían. Mi hija trabajaba en Mérida limpiando casas, él trabaja en una constructora en Mérida llamada Sadasi -abundó.

Vecinos dijeron que ayer vieron llegar a la occisa de su trabajo como a las 11:30 a.m. Otros dijeron que dos personas en motocicleta con cascos y lentes oscuros, semejantes a cobratarios, preguntaron por su dirección, pero cuando hablaron nunca se quitaron el casco.

Cerca de las 15 horas llegó al lugar Luis Catzín Chan, padre de Catzín Pech, quien dijo que unos policías llegaron a su casa de Ixil para preguntar por su hijo, quien vive con él los fines de semana y de lunes a viernes duerme en la empresa.

-Cuando recibí la visita de los policías, mi hija le habló por celular a su hermano (a las 14:14 horas) y le dijo que estaba trabajando -añadió.

Datos recabados señalan que en Mérida se montó un operativo para capturarlo. Hubo versiones de que nunca se presentó a trabajar y sólo le dijo que sí a su familiar cuando le hablaron, aunque en la empresa se informó que estaba laborando llevando material a distintas rutas.

Hasta las 7 de la noche no se había levantado el cadáver, los peritos habían encontrado 21 indicios de pruebas de sangre en el cuarto. Por la riña que se registró en el lugar había cosas tiradas y también algunas sillas.

Al lugar donde ocurrió la muerte llegaron unidades policiacas y agentes especializados contra el crimen.- Mauricio Can Tec




Volver arriba