“Me chamaquearon”

“Me chamaquearon”

Un sujeto que dijo ser representante de una financiera me “chamaqueó” y con engaños hizo que firme para que yo vuelva a pagar un crédito hipotecario.

Hace 10 años, a través de un crédito que me otorgó una financiera federal, obtuve mi casa en el fraccionamiento Flor Campestre; desde entonces he pagado puntualmente en una institución bancaria a la cuenta de la financiera; cuento con todos mis comprobantes.

Hace tres meses atrás me llegó una notificación, en donde me informaban que se había promovido un proceso mercantil en mi contra, que porque no había pagado los abonos correspondientes. De inmediato denuncié los hechos ante la Comisión de Derechos Humanos en el Estado de Yucatán (Codhey).

A los pocos días recibí una llamada de un sujeto, quien dijo llamarse Daniel Flota, representante de una empresa de nombre Pendulum; según me dijo el sujeto, esa empresa se encarga de ver todas las cosas de la financiera en el Estado.

Él me aseguró que todo lo relacionado con mi deuda ya estaba resuelto.

Me llamaron a Mérida para decirme que la financiera desistió de su proceso mercantil, pero también dijeron que tendría que firmar unos documentos.

Acudí y, sin ver lo que estaba escrito en los papeles, los firmé porque confíe en Daniel Flota.

Hace unos días me llegó otra notificación, en la cual la financiera me dice que aún no le he pagado y que lo que firmé fue una reestructuración de la deuda.

Cuando recibí el crédito fue de $87,000, ahora que ya pagué $1,120 al mes durante 10 años, me dicen que la deuda aumentó a $96,000, lo cual considero que es un verdadero robo.

Ya me puse a llorarlo, también mi esposa y mis hijos.

No es justo, me engañaron y me “chamaquearon”; se aprovecharon porque desconozco los asuntos jurídicos y confié en ese sujeto que no tiene conciencia ni remordimientos. Me dio a firmar unos documentos que no eran lo que él me aseguro.

Quiero alertar a todos los que tienen un crédito hipotecario de la financiera para que no firmen nada. Además, invito a los que estén en el mismo caso para que se unan y busquen la manera de defenderse del atropello que estamos sufriendo.

Hay personas que están a punto de vender algunas cosas de su propiedad para reunir el dinero que tienen que pagarle a ese tipo de financieras.

Por mi parte, cuento con todos los recibos del banco en que se indica que deposité los abonos a la cuenta de la financiera, en tiempo y forma, durante 10 años.

-Raúl Medina Lara

Valladolid, Yucatán




Volver arriba