Masivo adiós en Cacalchén

Gran consternación, incluso entre sus propios compañeros de trabajo, causó el sepelio del oficial de la SSP Bernardo Aké Yeh ayer en la tarde en Cacalchén.  Al último adiós asistieron poco más de 600 personas, entre amigos, familiares, compañeros de la SSP, conocidos y vecinos

CACALCHÉN.- Poco más de 600 personas, entre ellas unos 100 policías, acompañaron a su última morada al oficial de la SSP Bernardo Aké Yeh, sepultado ayer en esta comunidad, de donde era oriundo.

El oficial Aké Yeh falleció de un escopetazo en la cabeza anteayer en la mañana, cuando con otros agentes de la SSP llegó a apoyar a policías municipales que fueron emboscados en la carretera Libre Unión-Yaxcabá.

Morir en cumplimiento del deber es de lo más sagrado que se puede alcanzar, dijo el subdirector de Seguridad Publica, general Bernardo Vázquez Ramírez, en el sepelio.

“Como oficiales, se acude a llamados de auxilio, pero nunca imaginamos lo que uno se puede encontrar. Nuestro agente cumplió con su deber, y lo hizo confirmando y firmando con su vida ese honor y esa honra”, puntualizó el jefe policiaco.

Con casi 30 años de servicio, Aké Yeh siempre fue reconocido por su responsabilidad con su familia y su trabajo, y era muy apreciado en esta comunidad.

El gobernador Rolando Zapata Bello visitó ayer el domicilio de extinto policía, dio el pésame a la familia y le ofreció la indemnización de ley.- Mauricio Can Tec

PÁGINA 2




Volver arriba