Llamado a vivir con humildad

Llamado a vivir con humildad

Veneran a San Bernardino de Siena en Tahdziú

TAHDZIÚ.- Cientos de fieles católicos participaron ayer en la bajada de la imagen de San Bernardino de Siena que se realizó en la capilla y colonia que llevan su mismo nombre.

El acto religioso incluyó una procesión que partió de la calle 18 con 17, donde está la capilla, hasta la parroquia del Centro y fue encabezado por el párroco de Peto, Raúl Alberto Moguel Urtecho.

En su homilía en la misa de las 10 de la mañana, el párroco exhortó a los feligreses a no caer en excesos y, sobre todo, a que vivan su fe como debe de ser.

-Debemos seguir el ejemplo de San Bernardino, quien quiso seguir los pasos de San Francisco de Asís.-Debemos aprender de él, ya que tanto San Francisco como San Bernardino escucharon y predicaron la palabra de Dios. Ambos se distinguieron por ser grandes predicadores y por anunciar el Evangelio -refirió.El párroco pidió que no honren al santo con miles de velas y voladores, sino esforzándose por vivir la fe y que la vida familiar y personal vaya creciendo en amor y humildad.

Se anunció que en los próximos días participarán entrarán los gremios a la parroquia local y se realizarán novenas por las noches en la misma iglesia.

La celebración de San Bernardino de Siena terminará el martes 20, cuando luego de la misa matutina saldrá una procesión con la imagen.

La procesión recorrerá las principales calles de la población y, como cada año, se espera a cientos de personas de distintos municipios.

Primitivo Segura, encargado de la capilla de San Bernandino de Siena, señala que las personas de edad avanzada cuentan que en una ocasión, la comunidad quiso que la imagen permaneciera en la iglesia principal que está en mejores condiciones y la trasladaron al Centro para que sea su nueva casa.

-No sabían que se llevarían una gran sorpresa -relata el trabajador.

-Al día siguiente que trasladaron la imagen de San Bernardino a la iglesia principal, el sacristán llegó para abrir y se sorprendió al ver que la imagen no estaba, lo que ocasionó que se convocara a todos los habitantes, ya que pensaron que habían robado la imagen.

-Lo más sorprendente fue que el santo estaba en la capilla de San Bernardino, en su antiguo altar. Nadie daba crédito a lo ocurrido y se sorprendieron cuando vieron en el piso de tierra de la capilla las huellas de la venerada imagen -dice.- M.A.M.G.




Volver arriba