Hartos de la captura ilegal

Amenazan con linchar a cuatro pepineros furtivos

Pescadores de San Felipe tomaron la entrada del puerto para presionar al gobierno estatal al que acusan de solapar a furtivos
1 / 5


Pescadores de San Felipe tomaron la entrada del puerto para presionar al gobierno estatal al que acusan de solapar a furtivos
Agentes de la Policía Estatal interrogan a los pepineros furtivos Marcos Jiménez Antonio, de 40 años, y José Antonio Pool Pool, de 27 , por secuestrar a unos pescadores de San Felipe. Abajo, unos pescadores resguardan dos lanchas, la tarde de ayer
Las embarcaciones de San Felipe chamuscadas en la orilla del malecón del mismo puerto. Debajo, pepineros furtivos (Juan Gabriel Noh Duarte y Francisco Cruz Rivero) que secuestraron a gente de San Felipe


SAN FELIPE.- Carreteras cerradas, dos lanchas quemadas, cuatro pescadores furtivos detenidos, seis lesionados, tensión en la comunidad y una paciencia agotada fue el saldo de un enfrentamiento ocurrido ayer en aguas de San Felipe, cuando hombres de mar de Progreso y Dzilam de Bravo que capturaban pepino de mar en este puerto fueron encarados por enojados pescadores locales y de Río Lagartos.

Era tal la agitación, que los pescadores del Oriente tomaron el crucero de entrada a San Felipe y evitaron la entrada y salida de vehículos. Ni el convoy de la policía estatal enviado por el gobernador Rolando Zapata Bello pudo mermar la decisión de los porteños locales, que exigían, una vez más, un alto a la pesca ilegal de pepino.

La tensión comenzó en el puerto de San Felipe alrededor de las 11 de la mañana cuando los pescadores locales recibieron el pitazo de que pepineros buceaban en el área. Los presidentes de cooperativas se trasladaron a la Capitanía de Puerto para solicitar que la Marina apoye la vigilancia en ese momento, pero como recibieron una negativa, pescadores de San Felipe y Río Lagartos se unieron y salieron a alta mar, donde comenzó el primer enfrentamiento.

En el choque, los pepineros furtivos, en su mayoría de Progreso y de Dzilam de Bravo a bordo de lanchas de 200 y 300 caballos de fuerza, atraparon a seis sanfelipenses e incendiaron sus lanchas.

Los pepineros se llevaron como rehenes a Eduardo García, los hermanos Manuel y Felipe Correa Acevedo, Rudencio Erosa Marrufo, Rafael Figueroa Coral y Gilberto Dzul Och. En tanto, los porteños se enfrentaron a otro grupo de furtivos y retuvieron, a punta de amenazas, a José Antonio Pool Pool, de 27 años; Marcos Jiménez Antonio, de 40, y Juan Gabriel Noh Duarte y Francisco Cruz Rivero, ambos de 36, quienes dijeron ser de Progreso. Su embarcación fue hundida.

Además, pese al fuerte aguacero que comenzaba a caer, unas 40 lanchas de San Felipe y Río Lagartos, cargadas con bolsas y escopetas, salieron a alta mar.

Cerca de la bocana de San Felipe los cuatro pepineros furtivos retenidos permanecían sobre dos embarcaciones, custodiados por los enojados sanfelipenses.

Como los seis pescadores de San Felipe que fueron tomados como rehenes aún no aparecían, los enardecidos locales pedían linchar a los cuatro furtivos,

La búsqueda cesó hasta que los sanfelipenses fueron hallados a unas 25 millas de San Felipe, en un lugar conocido como “Checuzán”. Los pescadores, estropeados, dos de ellos con heridas serias, fueron abandonados ahí por sus captores.

Alrededor de las 4 de la tarde, los pepineros detenidos fueron interrogados por policías estatales, y aunque al principio se negaban a hablar, tras la amenaza de la gente de lincharlos, afirmaron que era primera vez que salían a la captura de pepino, mencionaron a una persona de nombre Rebelino, que es quien les compra el pepino, y que su jefe es una persona de nombre Gonzalo.

Además, indicaron que tienen su salcochadero cerca del faro de Dzilam de Bravo, donde están los campamentos de todos los pepineros.

Cerca de las 5 de la tarde la gente de Río Lagartos tomó el crucero y lo bloqueó con piedras, evitando la salida y entrada de vehículos. Ni los tráileres de la salinera podían pasar y unos 50 autos quedaron varados.

Cerca de las 8 de la noche, mandos de la SSP se reunieron en las oficinas de Conapesca con los alcaldes Lorenzo Briceño Cano y Elmer Contreras Tabasco, de San Felipe y Río Lagartos, respectivamente, para buscar un acuerdo.- WENDY UCÁN CHan/SANTOS EUÁN Cano

De un vistazo

Anoche, casi a las 9:30, se reabrió el acceso en el crucero de San Felipe y Río Lagartos

Concluye la reunión.

La reunión de los alcaldes de ambos puertos con mandos de la SSP concluyó anoche, y al parecer tras un acuerdo tomado en la misma, se decidió reabrir el tránsito en la vía. Para entonces, los ánimos ya se habían calmado.

Sigue la negociación. Hoy, a las 11 de la mañana, habría otra reunión para concretar los acuerdos, los cuales, se espera, se den a conocer después.




Volver arriba