Desafían al mal tiempo

Algarabía y buena participación en la fiesta de la Marina

7_020614P29Bpoli1photo05
1 / 5


A la izquierda, la reina de la Marina, Nazarena Guadalupe Tabasco Galaz, acompañada de directivos pesqueros, arroja una ofrenda floral al mar. Abajo, coloridas embarcaciones
Arriba, aspecto general de las familias participantes en los festejos a bordo de las embarcaciones
Nazarena Guadalupe Tabasco Galaz, reina de los festejos (centro), encabezó las actividades dedicadas a la Marina


RÍO LAGARTOS.- En un ambiente de algarabía y camaradería pese al mal tiempo, numerosas familias participaron ayer en los festejos del Día de la Marina.

A las 10 de la mañana se celebró la misa en la iglesia de Santiago Apóstol y, una hora más tarde, los porteños se trasladaron al malecón para la salida de las embarcaciones participantes.

En el festejo no podían faltar las neveras repletas de refrescos y cerveza para el recorrido.

La reina de los festejos, Nazarena Guadalupe Tabasco Galaz, estuvo acompañada por su antecesora, Coraima del Rosario Rajón Puch, y soberanas del Carnaval y de la Independencia, que con directivos de cooperativas de Río Lagartos, abordaron un barco de mayor capacidad.

Cerca de 80 embarcaciones avanzaron unas siete millas, mientras familias enteras se divertían desde sus lanchas, que decoraron con globos, coloridas cintas y banderas.

En la embarcación en la que iba la reina de la Marina se armó el relajo y el baile al ritmo de una charanga. De esa nave incluso se regalaban cervezas a los pasajeros de lanchas que se acercaban.

Ya en alta mar, los directivos de cooperativas y de la federación del ramo lanzaron ofrendas florales al mar al mismo tiempo que sonaban los voladores.

Después del emotivo momento, el relajo subió de tono, pues los pasajeros de algunas lanchas comenzaron a tirarse unos a otros cubos de agua, ocasionando que algunas personas se enojaran. Incluso una persona sacó una madera y la azotó sobre la lancha de las personas que habían bañado a su familia.

En la embarcación de las reinas se vivía otro ambiente, pues no sólo se bañaban con agua, sino la “guerra” era también con la cerveza. Tras el recorrido las familias se fueron a la playa y continuó la fiesta con un baile con la banda Canek.- Wendy Ucán Chan/Enrique Estrella Simá




Volver arriba