Cumplen su promesa

Cumplen su promesa

En Sisal, 10,000 banistas despiden las vacaciones

1 / 4


El Cristo Negro en su tradicional paseo en el mar. La venerada imagen fue acompañada por fieles. A la derecha, visitantes que llegaron a Sisal para despedir las vacaciones
Custodios del Cristo Negro suben a la imagen a una lancha antes de iniciar el paseo en el mar. A la izquierda, bañistas que llegaron al puerto en el último día de vacaciones


SISAL, Hunucmá.- Con la participación de poco más de 150 lanchas, ayer se realizó el tradicional paseo en el mar del Cristo Negro con motivo del fin de su fiesta anual.

Como cada año, la procesión atrajo a gran número de fieles que llegaron al puerto para cumplir su promesa.

Antes, el presbítero Francisco Kantún Medina ofició una misa en el muelle.

Luego los custodios subieron la venerada imagen en una lancha para iniciar el paseo entre el tronar de los voladores y al ritmo de la charanga.

El recorrido

El recorrido partió por el poniente, rumbo al puerto de abrigo, dio vuelta y llegó en donde estuvo una granja camaronera.

El Señor de Sisal, como también se le conoce a la imagen, estuvo un rato en la playa. Fue venerado por buen número de temporadistas.

Al mediodía, como parte de su promesa, el gremio de pescadores trasladó al Cristo Negro a la iglesia en donde se ofició una misa.

El presidente de los custodios, Jesús May Martín, expresó su gran satisfacción por la participación de los habitantes del puerto en estos festejo.

-Tanto en la misas como en los gremios y procesiones a los centros pastorales los feligreses, los fieles demostraron su fe a la imagen.

Como último domingo de vacaciones, en el puerto llegaron 10,000 visitantes originarios de varios puntos de Yucatán como Motul, Umán, Timucuy, Ticul, Caucel, Samahil, Maxcanú, Tetiz, Ucú y de varias colonias de Mérida.

A temprana hora, los bañistas llegaron en diferentes vehículos.

De acuerdo con el comandante Jaime Palma, ingresaron 32 autobuses de excursiones, así como automóviles, camionetas y las vagonetas de la ruta Hunucmá-Sisal.

Improvisan

Ante la falta de palapas, algunas personas improvisaron sombras con toldos.

También fue común ver que los paseantes trajeron sus neveras con refrescos, botanas y cervezas a fin de ahorrar costos.

Víctor Miño Balam, vecino de la colonia el San José Tecoh (en Mérida), indicó que pasó un buen día en la playa junto a su familia. En el pasaje de todos para el viaje gastó $1,000.

Eleuterio Méndez, de Tetiz, dijo que cada año viene junto con su familia a disfrutar de la playas limpias y mar tranquilo y a comer mariscos- JORGE CASTILLA [email protected]




Volver arriba