Cenote Kikil abandonado

Presunto interés de Grupo Xcaret en asumir el control

Dos visitantes observan, desde la orilla, la  capa de suciedad que cubre el agua del cenote de Kikil, Tizimín, lo cual produce un  pestilente olor

KIKIL, Tizimín.- En completo abandono se encuentra el cenote de esta comisaría, el cual podría resultar atractivo para los turistas.

En días pasados, turistas nacionales que se acercaron a conocer la reserva cultural donde se acostumbra realizar la tradicional ceremonia maya terminaron asqueados por el olor fétido que se respira. Una enorme “nata” de suciedad cubre el agua del cenote de Kikil.

Paso prohibido

Antes de llegar se aprecia una cinta restrictiva que cubre los alrededores del cenote para no caer en la maleza crecida que rodea el lugar.

Los habitantes de la comisaría menciona que los turistas tiran basura y desperdicios de comida.

Pero también algunos habitantes que rodean el lugar avientan animales muertos al cenote y el comisario no hace nada, dijeron.

La gente se mantiene en alerta por las enfermedades provenientes del agua estancada y las bacterias que el viento lleva hasta las casas.

Durante un recorrido por el lugar, llamó la atención que a un lado del árbol de ceiba se encontraban papeles de baño usados y eses fecales.

En las redes sociales ha generado controversia la publicación de versiones que afirman que el Grupo Xcaret insiste en controlar el cenote y que ofreció un pago de 10,000 pesos anuales a los lugareños para que den mantenimiento a los alrededores.

Una periodista de Cancún publicó: “INSACIABLE EL GRUPO XCARET. Ahora van tras el EX CONVENTO DE KIKIL, en Yucatán. Insisten en apoderarse de este valioso patrimonio cultural por un pago anual de 10 mil pesos”.

En respuesta, varios comentarios incitan a los lugareños a que no dejen que “extranjeros” los invadan y también para que mantengan limpio el lugar.

Responden

“Lo que es del pueblo, que se mantenga allí; si no, nos va pasar como a los cancunenses, ya no podemos disfrutar de playas que eran nuestras, pero para eso hay que saber trabajar en conjunto y, por lo que escuché, en Kikil el tesorero se cree dueño y los ejidatarios se gastan lo que les dan, en este caso prevalece la ignorancia; si ellos se organizan para explotar su atractivo, se beneficiarían mas”, respondió en Facebook la activista Doris Canul.-




Volver arriba