"Carretera de porquería"

“Carretera de porquería”

Protestan en Río Lagartos obreros de Las Coloradas

Empleados de la Salinera que ayudaron a evitar la firma de la reparación de la entrega de la carretera a Las Coloradas. A la izquierda, Arturo Castillo Dzul cuestiona a  Ernesto Ferráez Vela, ayer
1 / 2


Empleados de la Salinera que ayudaron a evitar la firma de la reparación de la entrega de la carretera a Las Coloradas. A la izquierda, Arturo Castillo Dzul cuestiona a Ernesto Ferráez Vela, ayer


RÍO LAGARTOS.- Trabajadores de la Salinera y personal del Incay se enfrascaron ayer en una discusión durante “la entrega” de una carretera inconclusa.

A las 10 de la mañana, un grupo de 20 empleados de Las Coloradas, encabezados por Arturo Castillo Dzul, líder de la Salinera, llegaron a esperar al ingeniero Javier Lizama Rosado, jefe de Conservación del Incay.

La cita estaba programada para las 10:30 en el Palacio Municipal. En lugar del alcalde, Elmer Contreras Tabasco, estaba el secretario de la Comuna, Reyes Pastor Tabasco Alcocer.

A las 11:45 de la mañana llegaron dos personas: una se presentó como el ingeniero Ernesto Ferráez Vela, del departamento de Conservación de la dependencia estatal, y otro como “el chofer”.

Ambos querían que en una oficina a puerta cerrada se hiciera la firma del documento para después retirarse.

En los bajos del Palacio Municipal ya se había instalado una mesa, donde estaban esperando los trabajadores de la salinera y Arturo Castillo a los representantes del Incay.

Los funcionarios del Ayuntamiento los hicieron pasar a los bajos del Palacio Municipal, donde mostraron unos documentos al secretario.

Entonces levantó la voz el líder de la Salinera: “No estamos de acuerdo con que se firme la entrega de esa obra y no vamos a estar conformes hasta que hagan las cosas bien; no estoy amenazando pero es inconformidad de toda la comunidad; estos trabajadores que vinieron conmigo y son habitantes de Las Coloradas”.

“¿Cómo se atreven a entregar algo que está mal hecho; esa carretera no tiene sostén, desde que se estaba haciendo lo señalamos, dijeron que le van a poner varias capas y es una verdadera mentira, lo podemos ir a ver si quieren”, expresó con indignación Castillo Dzul.

Cabizbajo

Ferráez Vela se mantenía en silencio, con la cabeza baja; por ratos trataba de infundir calma y decía que la empresa corregirá las fallas.

“¿De qué fallas habla, si ya se empezó a desbaratar y apenas pasó poco tiempo?, ¡Qué barbaridad con ustedes, nosotros somos gente que pagamos buenos impuestos, somos trabajadores de la Salinera como para que ahora vengan y nos entreguen una ‘porquería’, perdonen la palabra, pero es la verdad.

“Y lo vuelvo a decir, es un porquería de carretera; no eso nos prometieron; dígale, por favor, al señor gobernador, que es un caballero, que se hizo mal, que lo venga ver si quiere, no estamos diciendo mentiras y no vamos a descansar hasta que hagan las cosas bien”, dijo.

Felipe Argaéz Itzá, trabajador de la Salinera, recordó que antes de que se iniciara la obra acudieron a Palacio de Gobierno para hablar con el secretario municipal, quien prometió hacer una carretera de buena calidad.- Wendy Ucán Chan

De un vistazo

En la discusión intervino un chofer del Incay, quien se negó a dar su nombre.

Intervención. “No soy quién para opinar, pero una cosa es que esté mal y otra que esa carretera no sea lo suficientemente sólida para soportar el peso de los camiones que ahí transitan”.

Contestación. Castillo Dzul le contestó: “Y si lo sabían ¿por qué no hicieron una carretera de mayor grosor que soporte”

Alrededor, los trabajadores pedían que el Ayuntamiento no firmara nada.

El chofer volvió a intervenir: “Ya que está la prensa aprovechen para decir que quieren una carretera de mejor calidad, más gruesa. Van a ver que con esto el lunes ya vinieron los del Incay para hacer algo que se merecen”.

Al final se retiraron y no se firmaron los documentos.




Volver arriba