Baches en carretera estatal

Baches en carretera estatal

En Calotmul no hay obras que dice el Informe estatal

Cuando llueve la gente prefiere rodear  para no ser bañados de lodo

CALOTMUL.- La carretera que une a Espita y Tizimín está en pésimas condiciones, llena de baches en al menos un kilómetro del tramo que atraviesa esta comunidad.

Enormes baches se han formado en el tramo citado sin que hasta ahora alguna autoridad estatal o municipal los repare.

La calle es utilizada por taxistas, estudiantes y maestros, de modo que se afecta el libre tránsito de todo tipo de vehículos, de transporte público y particulares.

Taxistas que a diario transportan personas de Espita a Tizimín y viceversa, pasando por esta comunicada, consideran que al pasar los baches corren el riesgo de que tengan daños las llantas de sus vehículos, así como la suspensión de los mismos.

Además, cuando llueve también se ven afectados los que tienen sus viviendas en ese tramo carretero, tanto por los encharcamientos como por las maniobras que hacen los conductores para esquivar los baches.

Ante tales inconvenientes, transportistas hicieron un escrito dirigido al presidente municipal del primer municipio, Carlos Erosa Correa, a fin de que éste se lo haga llegar al gobernador Rolando Zapata Bello, ya que el tramo en peores condiciones es precisamente el que conduce a ese municipio.

Ya se reporto

El alcalde local, Jesús Polanco Contreras, dice, a su vez, que ha reportado en varias ocasiones el problema al Instituto de Infraestructura Carretera de Yucatán (Incay), pero hasta el momento no hay respuesta de esa dependencia del gobierno del Estado.

De hecho, en la versión web del Primer Informe del gobernador Rolando Zapata se registra una inversión de dos millones de pesos del Incay en calles de Calotmul.

El alcalde Polanco Contreras aclara que esa información “no es verdad”, porque en calles de este municipio “no se ha hecho nada”.

El primer edil muestra un escrito con fecha 24 abril de 2013, en el cual solicita al Incay la reparación de la calle que atraviesa la población. Hasta hoy no hay respuesta.

Polanco Contreras afirma que buscó la manera de destinar recursos del Ramo 33 para reparar la calle, pero el Incay no lo autorizó, “porque la carretera es estatal y no le corresponde al municipio repararla”.

“Yo estoy de manos atadas en espera de alguna respuesta”, afirma el alcalde. “Cada que tengo oportunidad les hago llegar mi petición a las autoridades estatales, incluso al gobernador”.- JACQUELINE MEJÍA CASTOR




Volver arriba