“Aires yucatecos” en Kinchil

Noche de jaranas y voladores por el Cristo del Amor

7_100514p11notayuc2photo01

KINCHIL.- Al ritmo de los tradicionales “Aires yucatecos” y entre el tronar de voladores y fuegos artificiales, comenzó la tradicional feria en honor del Cristo del Amor, patrono del municipio.

El colorido de los ternos, las blancas filipinas y los sombreros de jipi reinaron en la rumbosa vaquería ante el Palacio Municipal.

La fiesta comenzó cuando, en medio del tronar de voladores y acompañada de un vehículo de sonido, llegó la embajadora de los festejos, Clarisa García Dzib, quien salió de su domicilio acompañada del grupo jaranero.

Luego arribó el grupo jaranero “Cristo de Amor” con su embajadora, Anadary Pisté, acompañada del párroco Genaro Rodríguez.

Posteriormente entró el alcalde Marco Antonio Poot Aguayo, acompañado de su esposa, Sofía Quintal Cab; el párroco Genaro Rodríguez y la embajadora saliente, Telmy Chuc.

Después se llevó al cabo la coronación de Clarisa García y de la embajadora infantil, Rosario Narifer Valdez Villanueva, y la colocación de sus respectivas bandas.

Entonces se escucharon los primeros acordes de “Aires Yucatecos” y dio comienzo la noche de baile regional.

Luego, al compás de las dianas entraron los grupos jaraneros “Flor de Mayo”, “Cristo del Amor”, “Flor Nicte Ha”, “Perla del Sur”, “Sacnicté”, de Samahil; “Sol de Mayo”, “Lol Ha” y “Ek Balam Tec”, entre otros, y desfilaron acompañados de su respectiva embajadora.

Luego se reanudaron las jaranas en las que los bailadores mostraron su destreza para ejecutar los ritmos de seis por ocho y tres por cuatro del zapateo y guachapeo a cargo de la Orquesta de la SSP, bajo la dirección de Sergio Collí, y la Orquesta Modelo, que interpretaron “Linda cansahcabeña”, “Las Canastas de Halachó”, “Chinito Koy Koy” y otras.

La fiesta continuó ayer con un torneo de caballitos.

Hoy sábado, a las 10:30 p.m. en el Palacio Municipal, habrá baile popular con los grupos Parchis y Menés, y mañana otro con Liberarios.- JORGE CASTILLA FRANCO




Volver arriba