“Cae en buenos días” la feria de Tekal

Hoy, vaquería y mañana, corrida con "El Zorrillo"

1 / 2


Julio Caamal Caamal, de unos 70 años, dice que desde los 18 años arma su palco del tablado de la feria de Tekal de Venegas (a la izquierda)


TEKAL DE VENEGAS.- Hoy jueves en la noche comenzará la fiesta popular en honor a la Virgen de la Candelaria, con la tradicional vaquería y la coronación de Laura Guadalupe Euán Collí como embajadora de la fiesta anual de este municipio.

Como parte de los festejos populares, que concluirán el 4 de febrero próximo, mañana viernes a las a las 4:30 de la tarde comenzarán las corridas de toros, con la actuación del matador Roberto Gómez “El Zorrillo”.

Ayer seguía la construcción del tablado taurino.

En entrevista, el veterano palquero Julio Caamal Caamal dice que el coso ha tenido tres sedes y que él lleva casi 50 años armando el tablado.

-Desde a los 18 años ya amarraba mi tablado, hoy tengo casi 70 años y sigo haciéndolo y lo haré mientras se me dé fuerza para ello.

-La verdad, ahora está más difícil la situación. La gente casi no acude a la corrida, pero a lo mejor esta vez se pone bien porque es fin de semana, cayó en buenos días la fiesta, se nota que hay ánimo de la gente -destaca.

-Mare, antes se daban buenas corridas de toros, las figuras de esa época eran Mariano Cortes, Joselito y Mariano Canto.

-Cuando la gente escuchaba que ellos venían, mare, se ponían a reventar los palcos y eso que en esa época se hacía en el centro del pueblo el tablado, en esa época eran 99 palcos que se amarraban y era creo de los más grandes de Yucatán -indica, mientras amarraba unas sogas para la escalera de su palco.

-Recuerdo que antes se cobraba a a dos pesos con cincuenta centavos la entrada para las corridas, que se iniciaban a las 2 de la tarde muy puntual, y la gente llegaba de los diferentes pueblos, pero la gente que más acudía son las que estaban en las haciendas cercanas, como Sac Nicte, Choa Chac, Kun Chila, Kanan, Thohoku y Chacmay, hoy ya convertida en pueblo.

-La gente llegaba en su mayoría en una carreta que le decían “volante”, que traía seis personas y regresaba a buscar a más gente.

-La gente vestía de manta; los más viejos con su delantal de cotín y alpargatas, sin faltar los sombreros de guano. Los más ricos, por así decir, traían sus camisetas de mochila de manga larga; para el frío es bueno pero para el calor muy malo -señala.

-Espero que vengan para la fiesta y visiten el palco, aquí los vamos a esperar -dice como invitación, al momento de dar la mano para despedirse.

Durante la plática, dice que “don Genaro” es un palquero más veterano que él, que el coso ahora tiene 49 palcos y que primero se armaba en la plaza principal, luego a espaldas de la iglesia y ahora a la entrada de la población con salida a Izamal, a un lado de la capilla de la Virgen de Guadalupe y el campo de fútbol.- J.C.P.K.




Volver arriba