Basura y calles destrozadas

La herencia de la pesca de pepino en tres puertos

1 / 9


Una vez desmanteladas, con ayuda de camionetas se llevaban las lanchas que se utilizaron en la captura de pepino de mar. A la izquierda, basura en el puerto de abrigo de Dzilam
El martes 24 aún había pescadores en Dzilam de Bravo que se preparaban para marcharse a sus lugares de origen a celebrar
Los pocos pescadores que estaban en las playas de Dzilam el martes 24 se dedicaban a desmantelar las naves que utilizaron en la temporada de captura de pepino de mar
Basura, calles bloqueadas por lanchas y carreteras llenas de baches son el saldo que dejó la pesca de pepino de mar en San Crisanto (izquierda) y Santa Clara


DZILAM DE BRAVO.- Basura acumulada, calles bloqueadas por embarcaciones y calles llenas de baches son el saldo de la temporada de captura de pepino de mar en los puertos de San Crisanto, Santa Clara y Dzilam de Bravo.

Desde San Crisanto hasta Dzilam de Bravo se ven hoy día puertos semidesiertos en comparación con la cantidad de personas que se movilizó por la temporada de captura de pepino de mar.

El martes 24, un día después del final de la temporada oficial de pesca, sólo unas cuantas personas se preparaban para marcharse a sus lugares de origen.

Los pocos pescadores que se encontraban en las playas se dedicaban a desmantelar las embarcaciones, quitando motores y compresores, para luego, con ayuda de camionetas, llevarse las lanchas tipo Imensa.

En San Crisanto, los campamentos pepineros se instalaron en el puerto de abrigo, en cuyas calles de acceso hay bolsas de basura que dejaron las personas dedicadas al proceso de recepción, limpieza y cocido del pepino.

En Santa Clara, el común denominador es que la franja de calles que dan a la playa están bloqueadas por las embarcaciones que dejaron de servir al terminar la temporada del equidermo.

También hay basura acumulada en bolsas negras, lo cual genera inconformidad. Vecinos con casas veraniegas, como Luis Ángel Casanova, señalaron que esta situación genera mala imagen para el puerto.-Es cierto que la actividad genera una importante derrama económica, pero esperamos que los Ayuntamientos manden limpiar las playas que se ven sucias, pero sobre todo que les pidan a los concesionarios que guarden en otro lado sus embarcaciones para que no obstruyan los accesos a las playas -dijo.

Dzilam de Bravo es el puerto que sufrió las peores consecuencias del arribo de cientos de personas para participar en la temporada de captura de pepino.

Ante el exceso de tránsito, las calles de acceso al puerto de abrigo quedaron destrozadas, llenas de baches que empeoran con las lluvias. Los vehículos transitan con dificultad, no sólo porque parece suelo lunar sino porque los guiadores temen perder llantas o amortiguadores.

A los costados de las calles del puerto de abrigo, junto a las embarcaciones, se puede ver la basura acumulada.

El alcalde Pedro Castillo Reyes admite que la herencia de la temporada de pepino de mar son la basura y las calles que van al puerto de abrigo en mal estado, ya que no aguantaron el paso constante de tráileres de 40 toneladas en busca del producto.

-Si esas calles habían cumplido su periodo de vida, con la temporada del pepino terminaron destrozadas -dice-. Como autoridad ya se trabaja en ello. El 21 pasado se debió licitar la repavimentación de 25 calles en diversos puntos de la comunidad, en las que el Incay del gobierno del Estado aplicará cinco millones de pesos aprobados.

-Cuando se restablezcan las actividades de la Comuna por las fiestas navideñas se limpiará el malecón de la basura acumulada por los pepineros -añadió.- Mauricio Can Tec

Basura acumulada

Inconformidad.

En Santa Clara la basura acumulada en bolsas negras genera inconformidad y mala imagen, de acuerdo con vecinos con casas veraniegas, como Luis Ángel Casanova.

Limpieza y exigencia.

“Es cierto que la actividad genera importante derrama económica, pero esperamos que los ayuntamientos manden limpiar las playas que se ven sucias, pero sobre todo que les pidan a los concesionarios que guarden en otro lado sus embarcaciones para que no obstruyan los accesos a las playas”, dijo.




Volver arriba