Baches en calles céntricas

Ciudadanos opinan en Valladolid sobre deficiente bacheo

Los baches son un problema que opaca la imagen de la ciudad y se encuentras incluso en las calles céntricas de Valladolid, sin importar que tan seguido se realizan las reparaciones

VALLADOLID.- A pesar de ser una ciudad colonial y con historia, esto se ve opacado por la fealdad de las calles llenas de baches que dan mala impresión y deterioran los automóviles, afirman vecinos del Centro.

Los baches parecen no tener fin, a pesar de las quejas de los habitantes, de las constantes publicaciones en redes sociales e incluso de los mensajes directos enviados a las autoridades municipales.

Únicamente las calles del Centro se reparan y se dejan en buen estado, pero tampoco duran mucho tiempo, pues el material no es de buena calidad, comentan los vallisoletanos al ser cuestionados sobre el tema.

Nico Mazún Balam, de 57 años y vecino de la calle 46 entre 43 y 41, dice que tienen mucho que ver las lluvias de la región, por eso se deterioran rápido las calles.

-Pero aún así las autoridades no hacen nada por mejorar la reparación. En el centro todo el tiempo andan arreglándolo por partecitas, nunca lo reparan todo bien

-Yo tengo mi negocio donde reparo plata en el centro y ahí sí arreglan las calles, pero vivo por el fraccionamiento las Palmas y ahí se forman baches enormes -añade.

-Aquí vivimos en el centro y las calles no tardan mucho para ser reparadas, la lluvia no ayuda para que se puedan conservar en buen estado. Pero yo recuerdo que antes las calles se cuidaban bien y ahora se descuidan mucho -señala Jorge Arzápalo Núñez.

Lourdes Gómez Ricalde afirma que las calles son un desastre por todos lados.

-No utilizan material de buena calidad y al día siguiente se vuelven a formar. Creo que eso pasa porque nada más lo ponen como si fuera tipo maquillaje para los baches. Deberían rellenarlos bien y así durarían más tiempo las calles, pero por querer ahorrarse unos pesos, están pésimas todas calles de la ciudad.-VÍCTOR NOVELO LORÍA




Volver arriba