Aparece el cuerpo de “Kalimba”

El pepinero recala en Sisal tras seis días de extravío

Navales y personal del Semefo ante el cuerpo de Antonio Rodríguez en la playa a 3 kilómetros de Sisal

El pescador Antonio Rodríguez llegó hace un año, procedente de Sánchez Magallanes, Tabasco, con la esperanza de obtener buenos ingresos trabajando en la captura del pepino de mar.

Sin embargo, el joven tabasqueño truncó sus sueños a los 20 años de edad, pues se convirtió en la segunda víctima mortal de la temporada pepinera, al morir ahogado el miércoles 11 pasado, cuando desesperado tras pasar tres días y cuatro noches a la deriva, se lanzó al mar para tratar de llegar nadando a la costa. No lo logró.

Del domingo 8 al miércoles 11 cinco jóvenes pepineros vivieron una odisea de cuatro días en alta mar: cuatro sobrevivieron para contarla, pero el quinto seguía extraviado y se temía que se ahogó.

Lamentablemente la sospecha se confirmó ayer.

De acuerdo con el comandante de la Policía de Sisal (Hunucmá), Adán Cob Becerra, a las 6:23 de la mañana de ayer recibieron el reporte, vía telefónica, de que había un cadáver tirado en la playa.

Luego de confirmarse lo anterior, se dio aviso a personal de la Fiscalía General del Estado, el Servicio Médico Forense y la Policía Municipal. Al lugar también se presentaron el delegado de la Capitanía de Puerto, Pedro Recio Garrido, y personal de la Armada.

El cuerpo del infortunado Antonio Rodríguez, conocido en el embarcadero de La Caleta como “Kalimba”, fue hallado cerca de este puerto, por donde estuvo la granja camaronera Pecis.

Los vientos y las marejadas sacaron el cadáver a la costa a casi una semana de que “Kalimba” se arrojó al mar desesperado, a unos 10 kilómetros de Chicxulub. Sólo llevaba un “bóxer” color gris, según los reportes de la Capitanía de Puerto de Sisal.

Su rostro ya estaba desfigurado, aunque el cuerpo en general estaba completo.

Personal del Servicio Médico Forense se encargó del levantamiento del cadáver, a las 10 de la mañana, y lo trasladó a Xoclán para la autopsia de ley.

Por cierto, personal del Servicio Médico Forense tuvo algunas dificultades para cumplir con el traslado, ya que tuvieron que dejar su vehículo a casi un kilómetro del lugar de donde fue encontrado el cadáver, debido a la falta de acceso cercano a la playa.

Comienza la odisea

“Kalimba” vivía con la familia de Roberto Uscanga Rivera en una casa ubicada a la orilla de la ría, a un costado de La Caleta, en Progreso. Desde que llegó al puerto se dedicó a la pesca.

El infortunado “Kalimba” y Uscanga Rivera, compañeros de pesca, zarparon el domingo 8 de La Caleta con Gerardo Poot Rodríguez, de 16 años. Enfilaron a Dzilam Bravo, donde embarcaron Límberth Catzín May y Rey Aldana May, y después se hicieron a la mar.

El comandante de la Policía sisaleña recordó que, tras la odisea, dos de los pescadores, Uscanga Rivera y Poot Rodríguez, llegaron a Progreso el miércoles 11, en la embarcación de 26 pies de eslora en la que salieron a laborar, empujados por la misma corriente marina, ya que se les agotó el combustible.

Otros dos tripulantes, Catzín May y Aldana May, lograron llegar a la playa de San Crisanto el mismo miércoles 11, luego de nadar 16 millas desde la tarde del martes pasado, con ayuda de unas patas de rana y unos bidones vacíos de combustible.

Uscanga Rivera, quien era el patrón de la lancha, informó en ese entonces que en el caso del quinto pescador, al que sólo había identificado como “Kalimba”, también se arrojó al mar, pero sin patas de rana ni nada con qué sostenerse en el mar.

El capitán de Puerto de Yucalpetén, Carlos Humberto Carrillo Ufort, señaló que por medio de la prensa se enteraron que dos pescadores se arrojaron frente a Telchac y llegaron nadando a la costa, y otros dos llegaron a este puerto a bordo de la lancha. También supo que uno más se arrojó al mar cuando estaban frente a Chicxulub, pero oficialmente no se reportó nada a la autoridad marítima.

Se informó que familiares de “Kalimba” llegaron de Tabasco para hacerse cargo y reclamar el cuerpo, con la intención de llevarlo a Sánchez Magallanes, Tabasco, donde le darán sepultura.

La pesca de pepino sigue suspendida a causa del norte que azotó desde la semana pasada.- Gabino Tzec Valle / y José W. Cob Chay

De un vistazo

Salen sin protección

El mismo domingo 8 comenzó a escribirse la historia marina que acabó con la vida de Antonio Rodríguez. La tragedia, que enluta al sector pesquero, deja al descubierto que muchos pescadores aún salen a pescar sin equipos de seguridad, pues todo parece indicar que no llevaban chalecos salvavidas.

No acostumbran avisar

El capitán de Puerto de Yucalpetén, Carlos Humberto Carrillo Ufort, señaló desde el martes de la semana pasada, cuando por la noche le avisaron que cinco pescadores estaban a la deriva a bordo de una lancha, que muchos ribereños zarpan a la pesca sin notificar a qué rumbo van, y cuántos y quiénes viajan en esa embarcaciones.

Deben reportarse

Los pescadores deben ser más responsables, y reportarse a la Base Acuario de la Capitanía que labora todo el día, dijo.




Volver arriba