Amor familiar en Tizimín

Celebración por el Día de la Amistad en los Tres Reyes

7_160214p13amor1photo01

TIZIMÍN.- Parejas de enamorados y sus familias se dieron cita en la explanada del ex convento en Tizimín para celebrar el encuentro de amor y fe que preparó la parroquia de los Tres Reyes.

En la explanada del ex convento, familias completas llenaron la noche del viernes las mesas, que estaban arregladas con globos de corazones.

En el lugar se pudo ver que jóvenes y adultos llegaban con regalos, comida e incluso pasteles para celebrar el Día del Amor y la Amistad con sus parejas, acompañados de sus hijos y padres, aunque eso sí, todos bien abrigados por el frío que abrazaba la noche.

El párroco de los Tres Reyes, Pbro. Luis Góngora Góngora, dio la bienvenida a los presentes y exhortó a las parejas a disfrutar su unión todos los días, reavivar el amor con pequeños detalles y no esperar a que lleguen fechas como San Valentín, pero sobre todo los invitó a retomar la convivencia familiar.

Un grupo de trovadores amenizó la cena, el pretexto perfecto que aprovecharon algunas parejas para demostrarse su cariño. En tanto, sus familiares y amigos que los acompañaban disfrutaban de sus banquetes.

Los puestos de comida, atendidos por la Pastoral Familiar, no se daban abasto por la demanda de bocadillos y refrescos de la gente que se dio cita en este encuentro.

A medio festejo los varones se acercaron a sus parejas con un clavel rojo en la mano. Entre besos y apapachos, las mujeres se fueron acercando a la pista, dando apertura al primer baile de la noche.

Infinidad de besos y abrazos repartieron Señorita Amistad y las integrantes de la Pastoral Juvenil, quienes asistieron disfrazadas de vistosos corazones. En tanto, algunos jóvenes pintados de payasos les jugaban bromas a los varones y aprovechaban cualquier distracción para intercambiar a las parejas de los enamorados, que se sorprendían con sus ocurrencias, pero aceptaban ser parte de estos curioso juego.

No faltó quien no se quiso separar de su pareja, ni como juego, por temor a que no se la regresaran, aunque otros aprovechaban para hacer fila más de una vez para abrazar y bailar con las “chicas corazón”, que lucían muy coquetas en sus trajes.

Ya entrada la noche las familias se retiraron, pero quedaron algunas parejas que se quedaron a disfrutar hasta el último momento del evento.- JACQUELINE MEJíA C.




Volver arriba