Adiós a la primera trovadora

En Valladolid, Los Tachos despiden a la hermana mayor

Los hermanos Osorio Cosgaya, mejor conocidos como "Los Tachos de Valladolid", le rinden homenaje a su hermana mayor, Carmen

VALLADOLID.- El viernes 24 de enero, en punto de las 00:30 horas, falleció Carmen Osorio Cosgaya, hermana mayor del conocido grupo musical “Los Tachos”.

“Carmi”, como le decían de cariño familiares y amigos, falleció después de permanecer dos semanas en tratamientos en Mérida.

Ella, su padre, Anastacio Osorio Canché, y su hermano Carlos Osorio Cosgaya fueron fundadores de Los Tachos en 1944. El grupo artístico y familiar se llamó en ese tiempo “Los hermanos Osorio”. Era la hermana mayor de Carlos, Luis y Pablo.

Se distinguió en esta ciudad por amenizar festejos familiares y por participar en serenatas y en festivales escolares desde los 12 años.

Después de sus aportaciones en el caminar artístico de la agrupación fue sustituida por su hermano menor Luis, esto por sugerencias de su papá. Sin embargo, ella siguió como animadora de sus familiares, que a través de los años lograron gran éxito, no sólo en Valladolid, sino en otras partes del país.

Carmen Osorio era conocida como la primera trovadora del oriente de Yucatán, ya que antes de ella, en ese tiempo, no había mujeres que interpreten esta música.

En la familia, ella se distinguió además por su loable labor de cuidar a sus hermanos y a su mamá “Tolita”, a quien acompañó hasta sus últimos días. Siempre demostró amor y cariño hacia sus sobrinos de tres generaciones. También se dedicó a cuidar a una bebé con discapacidad que ahora tiene 28 años de edad. La bebé fue abandonada en la puerta de la casa de su hermano Pablo y ella, con el apoyo de sus hermanos, la sacó adelante.

Ella llevó una vida virtuosa, sabía infundir esperanza a toda su familia. Para ella, el amor y el servicio eran un verdadero apostolado y los demostraba con todos.

Se ganó la amistad de muchas personas que la estimaban por su don de gente, era platicadora y amigable, además de amante de la trova y de la música en general.

En una entrevista que se le hizo después de que a sus hermanos les entregaron la medalla “Chan-Cil” (medalla que reciben músicos que tienen más de 40 años de trovadores), ella respondió: “Soy la mayor de cuatro hermanos y quiero expresar el aprecio tan grande que llevo siempre en mi corazón, he compartido en la vida todos sus éxitos, momentos alegres y difíciles, porque entre nosotros siempre hay esa unidad y armonía, siempre me he sentido orgullosa de los logros de mis hermanos, me gusta y me emociona saber que ellos nos representan musicalmente en otros lugares”. Son palabras textuales que se encuentran en el libro de “Los Tachos”.

A Carmen Osorio se le rindió un homenaje póstumo en su funeral en el cual participaron conocidos trovadores, amigos de la familia y familiares cercanos. Un emotivo adiós para una mujer dedicada a los demás.

Durante el homenaje, Carlos Osorio, hermano menor, contó que ellos se iniciaron juntos llevando serenatas a la luz de la luna, ya que en esos tiempos no había corriente eléctrica. “Ahora cantará con la luz celestial”.- DAVID OSORIO MARFIL




Volver arriba