Acusan nuevo fraude

Citricultores de Akil reportan un desvío millonario

Productores que se manifestaron con carteles contra el ex presidente de la planta Miguel Canul.

Socios de la Unión de Ejidos Citricultores del Sur del Estado acusaron ayer a un grupo de “cuarenta ladrones” de tener secuestrada a la juguera de Akil, propiedad de esa asociación ejidal, y de cometer un presunto desvío que podría llegar a $85 millones.

Los inconformes ofrecieron una rueda de prensa en Mérida, en la que presentaron documentos para sustentar sus afirmaciones.

Acusaron a Miguel Ángel Canul López, ex presidente del consejo de administración de la juguera, de estar al frente del presunto fraude y de seguir mandando en la procesadora, a pesar de que renunció al cargo en mayo de este año para ocupar la dirección de una oficina de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

 




Volver arriba