Por un cierre a lo grande
Portada » Temas »

Por un cierre a lo grande

Lo ideal es cerrar el curso con todos los deberes cumplidos.

El cierre escolar puede significar lo mejor, pero a la vez lo peor para los estudiantes, dependiendo de cómo haya sido su rendimiento durante el curso.

Por un lado, está la satisfacción y la tranquilidad de casi culminar una etapa más en su preparación. Por el otro, cansancio, desgano en la rutina diaria y angustia por no tener las mejores calificaciones.

Si se está en una inmejorable posición para pasar de año, no hay de otra que redoblar esfuerzos, no sólo en busca de un buen promedio, sino para evitar una desagradable sorpresa.

El peor error que se puede cometer es confiar demasiado en el colchón del promedio previo a los exámenes finales.

 La incertidumbre de no saber a esta altura del año si se pasa o no de curso es tremendo. Lo ideal es conversar el tema en familia. Claro, es complicado para un joven hacerlo por el temor a la reprimenda de los padres. Sin embargo, tienen que asumir su responsabilidad, pero sobre todo, aceptar que en estas circunstancias no van a poder salir del problema solos.

Los padres mostrarán su disgusto por las malas notas, pero es mejor ahora que todavía se puede recomponer y salvar el año, a que se enteren después de una repetición de curso.

El apoyo familiar para buscar asesorías antes de los exámenes y la ayuda de amigos con buenas calificaciones son claves. Nunca se está solo.

Terminar el año escolar, para algunos también significa el cierre de una etapa: decidir qué estudiar, dónde hacerlo, ser más independientes y responsables, lo que genera muchas inquietudes en los adolescentes y sus familias.

Será importante en esta etapa tener claro los gustos y capacidades propias para hacerse de una vocación y aptitudes para elegir una licenciatura.

Texto con información del sitio redsalud.uc

Etiquetas:, , ,