Portada » Temas »

Una mecedora en el hogar

Actualmente hay mecedoras de todo tipo.

Una mecedora en el hogar no significa tener un mueble antiguo, ya que son perfectas para muchos estilos de decoración, pues al haber variedad de ellas quedan muy bien en cualquier rincón.

La mecedora tradicional está hecha de madera, tanto en la estructura como el asiento. Pero también se hacen mecedoras con hierro, PVC, mimbre, acero inoxidable, etc.

El asiento o respaldo puede ser de tela, cuero y madera entre otros materiales. Según la elección de éstos, la mecedora puede ser más o menos cara, pero lo importante siempre será la comodidad.

Normalmente las mecedoras son de uso individual, pero hoy día las encontramos incluso dobles, muy útiles para que puedan ocuparlas dos personas a la vez y disfrutar de la compañía.

Entre los modelos de mecedoras destacan los siguientes:

Tradicional: es un mueble hecho de madera por completo, que permite balancearse por medio de unas patas en forma de arco. Estas mecedoras son mucho más duraderas y económicas, pero por su forma ocupan mucho espacio y no tienen ninguna flexibilidad, por lo que pueden resultar algo incómodas.

Deslizante: lleva un sistema con palancas y torniquetes que permiten la movilidad del mueble hacia delante y hacia atrás en una superficie plana. Estas ocupan menos espacio, pero son más caras y propensas a romperse pronto.

Con resortes: Permiten realizar el balanceo hacia delante y hacia atrás, gracias a un mecanismo que está guardado en una caja en la base de la silla. Son más duraderas y menos costosas, aunque si vienen tapizadas y con mucho relleno elevan su precio.

Reclinable: su respaldo puede reclinarse por medio de un pestillo. Esta es la mecedora más cómoda de todas, pero también la más costosa.

Giratoria: Estas mecedoras pueden girar sobre su eje. Esto las hace más caras y frágiles.

Nota con información del sitio Hogar Mapfre

 




Volver arriba