Portada » Temas »

Limpieza de los azulejos

Los azulejos pueden lucir brillantes con una buena limpieza.

Los azulejos dotan de elegancia el baño y la cocina. Sin embargo, a veces no se le da la debida importancia a su limpieza, pues puede parecer muy simple.

Esto propicia que los resultados no sean satisfactorios, sobre todo cuando se va acumulando la cal o la grasa y se complica aún más dejarlos perfectos.

Por ello, se presentan varios consejos de limpieza de los azulejos. Si bien es cierto que existen varios productos en los supermercados que facilitan la tarea, los remedios caseros son de lo más útil.

El agua y vinagre son los mejores aliados. Vierta agua y un buen chorro de vinagre blanco (más o menos la medida de un vaso) en un recipiente o una palangana profunda para que no se salga el agua. Moje papel periódico con la mezcla y con éste limpie los azulejos.

Si además para esta mezcla usa vinagre caliente, los azulejos quedarán muy brillante. Para ello, deje que pasen unos minutos para que se sequen y con un trapo limpio frote para sacarles más brillo.

Otra manera de dejar impecables los azulejos es añadiendo amoniaco en vez de vinagre. En este caso es perfecto para los azulejos de la cocina, ya que funciona como un magnífico desengrasante y no deja rastro.

Otra opción para limpiar los azulejos es el jabón líquido al que se le añade vinagre en proporciones similares. Agítelo bien y uselo en ese mismo momento con una esponja y déjelo actuar entre 10-15 minutos. Cuando ya esté todo limpio aclárelo con agua.

Utilizar vapor de agua es probablemente la forma más rápida y económica de limpiar los azulejos. Ponga una olla a presión llena de agua al fuego. Cierre las ventanas y las puertas de la habitación. El vapor que irá desprendiendo la olla irá humedeciendo los azulejos y reblandeciendo la grasa y suciedad. Después pase un trapo seco y los azulejos quedarán limpios.

Nota con información del sitio Hogar Mapfre

 




Volver arriba