Portada » Temas »

La limpieza del árbol de Navidad

El árbol de Navidad debe lucir como nuevo antes de ser decorado.

Ya es momento de poner el árbol de Navidad, pero después de un año es posible que haya acumulado polvo y ácaros.

Lo primero que se debe antes pensar en decorar es limpiar el árbol a conciencia y así evitar posibles “alergias navideñas”.

Para que resulte más práctica la limpieza, arme por completo el arbolito con sus ramas bien extendidas y asegúrese de que la base está bien sujeta para que no pierda estabilidad.

Si cuenta con aspiradora, utilice para limpiar todas las ramas, comenzando por las superiores y continuando en círculos hacia la base del árbol. Tome en cuenta que la intensidad de la aspiradora debe estar al mínimo.

Después del aspirado, meta el árbol a la ducha. Use un cubo con agua y jabón, empape un paño limpio con la mezcla y escúrralo un poco para que únicamente esté húmedo.

A continuación, lave poco a poco y suavemente cada rama del árbol de Navidad y deje que se seque al aire durante al menos 24 horas para que la humedad desaparezca por completo.

En cuanto a los árboles naturales, cuando compra uno, existe la posibilidad de que tenga hongos superficiales.

Para deshacerse de ello, utilice un soplador de aire para eliminar residuos y partículas. Una vez hecho esto, limpie el tronco del árbol con una manguera.

Recuerde que para mantener más fresco un árbol natural hay que “regarlo” con un atomizador todos los días.

Nota con información del sitio Hogar Mapfre

 




Volver arriba