Portada » Temas »

Cómo iluminar un cuadro

1 / 2


Las lámparas LED son muy recomendables.
Una buena iluminación hace que un cuadro destaque más


En el hogar siempre habrá un cuadro o fotografía de su predilección. La mejor manera de que este elemento destaque es con una iluminación correcta para que no se pierdan colores o matices.

Así como en los museos y galerías de arte existen complejos métodos de iluminación, para que la experiencia al visualizar el cuadro sea la mejor posible, usted también podrá hacer algo similar en el hogar.

Lo primero a tomar en cuenta es que la luz produce un efecto de desgaste sobre el lienzo, de manera que los colores se van deteriorando con el paso del tiempo y pueden llegar a perderse las tonalidades y los matices.

Por ello, coloque un filtro en la propia fuente de luz o, por el contrario, colocar un cristal especial o protección sobre el cuadro, evitando así que pasen los rayos ultravioleta, que son los principales causantes de ese deterioro.

El siguiente paso es elegir el tipo de lámpara. Aunque ponga una de luz blanca, es posible que no se aprecie correctamente la gama cromática de la pintura o la fotografía. Lo más recomendado son las lámpara halógenas y, sobre todo, las LED.

En cuanto a la colocación de la fuente de luz, hay que conseguir que no se produzca ningún tipo de sombra sobre el cuadro y, de ser posible, minimizar al máximo también las que proyecta el lienzo sobre la pared.

Evite los reflejos de cualquier tipo que no le dejará apreciar completamente el cuadro. Para ello debemos ir jugando con la inclinación de la luz y el ancho del haz que proyecta la lámpara.

Por último, hay que tener en cuenta que las personas se van a colocar delante de la pintura o la fotografía para observarla, por lo que tampoco deberían proyectar sombras que dificulten la visión del cuadro.

Nota con información del sitio Hogar Mapfre

 




Volver arriba