Portada » Temas »

Limpieza de los sofás

Es importante aspirar el sofá.

El uso diario de los sofás termina por ensuciarlos. Por ello, cada cierto tiempo requieren una limpieza a fondo, sobre todo después de los días de visita como sucedió con las fiestas decembrinas.

Lo más probable es que se acumulen restos de comida y polvo por debajo de ellos y en el interior de sus cojines y almohadones.

Si opta por una limpieza a mano, lo primero que debe hacer es pasar la aspiradora con el accesorio adecuado por todo el sofá y los cojines. Si tiene almohadones de plumas evite la aspiradora y sacuda con fuerza. Para limpiar las patas utilice un trapo húmedo.

Una vez que haya pasado la aspiradora, limpie el sofá con productos especiales o de manufactura casera.

Si el producto en cuestión es nuevo o nunca lo ha usado, pruébelo primero en la parte de atrás del sofá. Así sabrá si daña o no el mueble.

En cuanto a las soluciones caseras, está la siguiente: preparare un cubo de agua caliente con detergente hasta la mitad.

Después, con un cepillo o una esponja suave frote sobre el sofá en movimientos circulares y siempre de arriba hacia abajo para no estropear la tela.

Para quitar la espuma utilice un trapo limpio mojado en agua fría, de esta forma aclarará el sofá. Y, por último, dejes secar al aire libre.

Si no desea tener manchas difíciles en el sofá, lo ideal es no comer en él, intentar no beber y, si cae algo, rápidamente limpiarlo para que no quede mancha alguna.

Si cuenta con mascotas hay que tener especial cuidado. También tome en cuenta que si coloca ropa húmeda sobre él, podría desteñirlo en ciertas telas.

Siempre lave todas las pieza del sofá al mismo tiempo porque, si existe alguna variación del color durante el lavado, no se distinguirá del resto.

En algunas ocasiones, dependiendo del tipo de tela y si se puede quitar del sofá, esta podrá lavarse en la lavadora. Para ello, primeramente compruébelo en su etiqueta.

Nota con información del sitio Hogar Mapfre




Volver arriba