Pocos seguidores

Pocos seguidores

Los mormones fundamentalistas, en extinción

Los pobladores de Chulavista y San Antonio Nuevo, las dos pequeñas comunidades de mormones fundamentalistas, seguidoras de la poligamia, establecidas en Quintana Roo, unas 27 familias, la mayoría de ascendencia norteamericana, corren el riesgo de disminuir, luego de casi 20 años de vivir en los alrededores de Pedro Antonio Santos y Felipe Carrillo Puerto.

Jaime Lebarón Hanson, jefe de una de las dos familias de mormones vecinas de San Antonio, cerca de Carrillo, una pequeña comunidad agrícola maya, donde han vivido miembros de la familia Lebarón desde hace mucho tiempo, cree que los constantes viaje de los miembros de la comunidad de Quintana Roo a Estados Unidos para trabajar, pone en riesgo el crecimiento de la comunidad.

-Estamos decreciendo -dice- porque los padres se van para allá, trabajan y traen dinero y los chavos se acostumbran. A los 15 y 16 años van y vienen y llegan al punto de que dicen, ¿para qué regreso?, si estoy ganando mi dinero, tengo mi departamento, ya me casé. Mejor me quedo y se están quedando…

Un hobby

-Pero yo digo: cuando mis hijos crezcan, ¡claro que van a ir a Estados Unidos! y cuando vayan y digan me gusta más aquí, pues quédate, les diré, no hay problema, pero que nunca me digan que no les enseñé lo que se puede hacer aquí, en la selva.

-Yo no gano gran cosa en el campo, pero conozco mucho de él: sembrar, tumbar, no con maquinaria, porque nunca hemos tenido capital, sino como se hacía antes, puro espeque y chapear con machete. Hace poco, con mis hijos, desmonté un terreno a pura hacha y la gente de San Antonio me decía, ¿por qué no usas la motosierra? y les respondía, no es el caso: quiero enseñar a mis hijos como se hacía antes y claro, yo no como del campo, mi fuente de ingresos es la albañilería. Si viviera de la agricultura, pues metería un tractor. Sin embargo, desafortunadamente, aquí la tierra no se presta para la agricultura en grande, para ganar mucho dinero. Por eso yo me dedicó a la albañilería, el campo es mi hobby.

El paraíso

Jaime cuenta que muchos de sus parientes de Chihuahua o de Estados Unidos, cuando lo visitan, le dicen: “tú lo tienes hecho, vives en el paraíso, estás tranquilo, sin preocupaciones, pero no es cierto. Trabajo aquí 8 ó 10 horas diarias para mantener a mi familia y eso es muy difícil. Es mejor ir para Estados Unidos, ganar dinero y luego venir acá un rato a vacacionar. Eso es lo que está pasando en Chulavista: los jóvenes se van al Norte, trabajan, regresan, se hacen una casa en Chulavista, que luego la abandonan, como se ve allá. Hacen las casas porque tienen dinero, pero no las habitan, ¿de qué les sirve?.

-¿Cuánto tiempo más estará usted aquí?

-¡Ay, ay, ay!, no me quiero comprometer. Por eso digo que estamos un poco locos. Mi papá ha viajado desde Estados Unidos hasta Suramérica y hasta la fecha sigue brincando, tin, tin, de pueblito en pueblito, pero yo debo tener un poco más de estabilidad, tener a mis hijos en la escuela, aunque estoy muy a gusto aquí. Me llevo muy bien con la gente de San Antonio, porque crecí aquí. Son buenísimas, y nos aceptan bien.

Los periodistas de Central 9, la Unidad de Investigación Periodística de Grupo Megamedia, entrevistan a Jaime a la puertas de una casa de bloque y concreto, muy distinta a la suya, de madera y paja, a la que le da los últimos toques, antes de entregársela a su suegra, que llegará a vivir a San Antonio en los próximos días. Continuará.-HERNÁN CASARES CÁMARA

 




Volver arriba